Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





martes, 20 de febrero de 2007

Abra de las Banderas -Silvina

Hola! Como les va? Como no podia ser menos, yo tambien voy a compartir mi experiencia, o al menos cómo viví la misma experiencia que muchos, con Uds. Yo siempre senti la montaña a traves de mi mamá y de sus relatos. Aprendí, antes de haber ido alguna siquiera, a disfrutarla. Aprendí de lo importante que es el compañerismo, la solidaridad y la buena predisposición, desde mucho antes de ir a alguna travesía: desde las primeras montañas de mi mamá. Y lo fui comprobando a lo largo de los años.
La diferentes experiencias en la vida nos van haciendo cambiar los valores, elegir ciertas cosas y dejar de lado otras. Ya desde Aconcagua comence a intuir la importancia que tiene "lo mejor para el otro", no sólo los propios compañeros de expedición, sino también de otros. Y con esto me refiero a la admirable actitud de los más conocidos como "los pampeanos". Creo que para todos nosotros, los que de alguna manera nos sentimos tocados por su actitud, constituyen un ejemplo de vida. Y sí, cuando digo de vida, no exagero.
Esta travesía al abra de las banderas, que se venia haciendo desde hace algunos años ya, fue diferente para todos por la presencia de ellos. Pero también estabamos todos nosotros. Yo no sé que sintieron los que ya habían ido alguna vez, pero sí sé lo que sentí yo, y fue algo tan.... profundo, lindo, raro. Una mezcla de sensaciones tan intensas, que me emocionaron hasta las lágrimas (igual eso no es muy difícil, como digna hija de mi madre, cualquier gesto lindo de alguien, me hace llorar, pero bueno che, lo que se hereda no se hurta, no?). Alegría de llegar, de haber disfrutado todo el camino hasta el abra, de la excelente compañia de todo el grupo; tristeza por la ausencia de Flavio; admiración, no sólo por él , sino por todos los que le rinden homenaje y se esfuerzan en llegar hasta allí, y en cada montaña; dolor de ver a mi mamá, y a más de uno, triste..... Pero lo que más se hizo presente en ese momento fue la alegría de haberlo compartido con Uds., los que ya conocia y los que conoci en este viaje. Me llevo de esta travesía, un abrazo fuerte de un grupo increible. Gracias!
Coincido con Erik W. (jr), Ian W., y Christof en que "este compañerismo, esta solidaridad son ingredientes que sazonan y coronan la olla de la convivencia humana" tanto del grupo como de la gente del lugar que tan generosa y amablemente nos atendio. Sinceramente, pocas veces en mi vida lo senti, sobre todo de gente que no es la que uno frecuenta a diario.
Quiero compartir con Uds. algo que mi mamá me decía las primeras veces que íbamos a Tastil o alguna salida: "en la montaña hay que caminar al ritmo del más lento, porque si alguien se adelanta demasiado, no sabe si le pasó algo al que viene atrás. Y esto es lo que define a un buen montañista y lo distingue de que no lo es".
Y si les digo esto es porque coincido también con los chicos (hijos) pampeanos en su llamado de atención a la separación del grupo. Para algunos fue la primera experiencia, para otros no. Pero todos sabemos que un grupo es una cantidad determinada de gente UNIDA. Y a más de uno le dio la sensación de separación. Lo digo para que lo tengamos en cuenta, y me incluyo. De la experiencia se aprende y en algun momento tabien me adelante...
Y finalmente, el homenaje a Flavio, un excelente montañista y persona.... De sólo pensarlo me vienen las lágrimas a los ojos, y un montón de recuerdos que los tenía medio borrados y volvieron a salir en el abra. Se siente su ausencia.... Creo que el homenaje, además, se lo hace cada uno a diario.
Mi profundo agradecimiento a todos los que fueron porque realmente lo disfruté mucho. A los pampeanos por haber venido hasta acá.
Y creo que antes de despedirme, es necesario un aplauso mas que fuerte a Erik W. (padre) porque a pesar de que quizas en algun momento tuvo ganas de gritar, mantuvo la buena cara, el buen ánimo y la sonrisa. Admirable!
Gracias a todos porque lo mágico que tuvo esta salida, más allá de los paisajes espectaculares y del tan merecido homenaje a Flavio, lo dieron Uds y el clima tan cómodo y lindo que se generó. Gracias ma por invitarme y enseñarme a disfrutar lo que tanto te gusta; ahora siento YO MISMA la montaña.
Les dejo un beso grande, y espero que no sea la unica salida que compartamos


Silvina Oriz

1 comentario :

Anónimo dijo...

El Abra de las Banderas es una de las travesías más esperadas en el año, por todo lo que significa y coincido con Silvina que este año tuvo un ingrediente muy especial"los pampeanos", gente sencilla, divertida, amena y buenos compañeros en la montaña, que más se puede pedir en una travesía, y como si fuera poco el tiempo nos ayudo, o será que Flavio uso alguna influencia donde esta y nos envió el regalito extra del buen tiempo?, así es amigos montañeses fue este año una salida perfecta, un abrazo a todos Graciela Isasmendi