Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





miércoles, 28 de marzo de 2007

Tuzgle

El viernes 23/03 partimos hacia San Antonio de los Cobres en 2 vehículos: Fernando, Pancha, Armando y Marcelo en uno, Pantera, Graciela, Mariano (de La Pampa), Gaby y yo en otro. Salimos de Salta en distintos horarios, pero al atardecer ya estábamos todos mateando en el Cuartel de San Antonio, donde siempre por intermedio de Pedro Lamas nos reciben tan bien, esta vez al no estar él fue el Sgto. Ayudante Gregorio Rivero el anfitrión, quien cumplió acabadamente tal condición.-

Después de cena, chistes, anecdotario, gastadas varias y alguna calentura de por medio, nos fuimos a dormir a la cuadra de los militares, que ya nos resulta tan familiar por haber ido en reiteradas oportunidades.-

El sábado madrugamos (6 a.m.), equiparnos y desayuno ligero, sacar las camionetas del galpón e iniciar el acercamiento al cerro. Enfilamos hacia el viaducto de La Polvorilla, donde el camino pasa por abajo del mismo y a pesar de haberlo visto tantas veces sigue siendo sorprendente semejante obra. Las primeras luces nos encontraron ya cerquita del cerro, el paisaje además de ser bello de por si, al amanecer siempre tiene “ese” encanto extra. Después de casi 1 hora de andar, repentinamente Fernando desvió su camioneta hacia el este, saliéndose del camino y encarando de frente hacia el cerro a campo traviesa; me dio cierto temor ya que soy absolutamente inexperto en esto de conducir 4 x 4 y me preguntaba si no le pasaría algo al vehículo y quedaríamos allí anclados en tal alejado y desolado paraje. Me tranquilice relativamente pensando “estas camionetas están hechas para esto, así que debe ser que no se rompen…”; aún me perduraba el ca...miedo cuando paramos al lado de una enorme roca, exactamente al pie del cerro, mejor imposible !!, el altímetro marcaba casi 4300 m.s./n.m. .-

Fotos varias, algunos preparativos, le doy a Mariano una bandera para q lleve…, y encaramos hacia arriba a las 8:20 a.m., acompañados por Gregorio y Alfredo, ambos militares del Regimiento de S. A.de los Cobres; nos despedimos de la Gaby que amablemente nos acompañó hasta allí por estar impedida debido a su avanzado estado de embarazo…(mentira..!!, tiene una lesión en la rodilla q seguramente pronto sanará). A poco de caminar la mayoría percibimos que estaba punosa la cosa, se sentía la baja presión, el aire seco y consecuentemente la cabeza q late, el corazón q palpita rápidamente y la respiración q se acelera. Alfredo y Armando haciendo punta, ahí nomás Mariano y Gregorio, seguidos por Pantera y yo, un poquito más abajo Marcelo y la Gra cerrando filas. Fuimos tomando altura a medida q bordeábamos los vestigios de una vega, por una quebrada formada por la propia ladera del cerro y una enorme colada de lava al oeste; el sol asomaba y calentaba un poco, al entrar en los conos de sombra se sentía la baja temperatura que había dejado sus señales escarchando levemente el suelo arenoso.-

Si bien no avanzamos rápido el progreso fue constante, ya se había diferenciado el grupo de punta, otro al medio y uno de cola; el terreno blando producto de la grava volcánica torna dificultoso y cansador el ascenso, en partes se daba el típico “subo 2 pasos bajo 1”; para no pensar, ideal ir mentalmente pidiéndole permiso a la “Pacha” para que nos deje subir el cerro, se resistía parece, ya que el efecto de soroche se hacía sentir como la natural defensa de no permitir vulnerar sus dominios.-

Sobre el medio día la Gra decidió bajar, a pesar de las ganas q le venía poniendo estaba muy apunada; Pantera, quien otro fiel compañero y haciendo alarde de su caballerosidad (Pa´q se calle la colorada después…!!), a pesar de venir muy bien y a ritmo sostenido decidió acompañarla en el regreso. Más q demostración de solidaridad montañera, diría, devoción de marido…¡ carajo ¡…

El resto alcanzamos un balcón q se erigía al final de una canaleta arenosa y q costó bastante superar, Gregorio y los demás compañeros de punta, con ayuda de una cuerda, literalmente nos izaban esos últimos metritos. Ya estábamos a un poquito más de 5000 mts., cansados, pero se veía la cumbre cerca. Darnos ánimos, comer algún bocado, un trago de agua y a seguir… . Montarnos al filo cumbrero fue tortuoso para algunos. Armando y Alfredo habían tomado distancia y ya encaraban decididos al promontorio de la cumbre, más abajo Fernando la iba torturando… perdón digo arengando a la Pancha y más abajo Marcelo y Yo veníamos haciendo el popular “paso y descanso”, Gregorio solidariamente nos habría el camino marcando los zigzag en el arenoso terreno y atrás nos empujaba Mariano, preguntándose seguramente “¿qué hago en estos áridos y punosos cerro del noroeste argentino?”, acostumbrado a las nevadas y húmedas montañas del sur que él habitualmente sube.-

Así fuimos transitando los últimos 300 e interminables metros hacia la cumbre, Armando ya nos animaba desde la misma haciendo flamear las banderas Argentina y del Club, así que ahí ya no íbamos a aflojar, meter aire, contar los pasos, engañar un poco la cabeza y…a pesar de todo ¡ disfrutar !, ¡ que linda la oposición de la montaña a la persistencia de nosotros ¡…, esperarnos los últimos metros, juntarnos, abrazarnos y casi todos juntos ¡ Cumbre Carajo !... . Emociones varias y una vez más con los amigos disfrutando de la inmensidad del paisaje, nombrando y adivinando los cerros del entorno, sobrecogedor… . Eran las 14:20 hs., seis horas de ascenso. Mariano me dice: “Carlo toma la bandera que me diste abajo…”, le contesto: “esa es la banderita de Flavio, la q llevara a tantos cerros, la q fuera al Himalaya…”,…unos segundos de silencio por parte de todos, un tanto perplejo me contesta: “no me habías dicho nada…”. La Pancha toma la iniciativa, yo quiero una foto con esa bandera dice, y ahí comenzó la sucesión de fotos cumbreras con la banderita argentina que tiene el escudo del Club en el centro y que nuestro Flavio hiciera ondear en tantos lugares.

Almuerzo, testimonio, descanso y hacia abajo…; lo duro del ascenso se suaviza deslizándonos literalmente por el interminable zayar. En casi dos horas estamos abajo, nos reagrupamos y enfilamos hacia las camionetas. La colo sigue apunada, la Gaby nos recibe de buen ánimo felicitándonos alegremente; algunos comentarios y a emprender la vuelta. Camino difícil matizado por dos grupos numerosos de zurys que se dejan ver correteando a ambos lados del camino, el lindo paisaje con los guanacos y alguna vicuñita a la vista matizan las interminables calaminas de la ruta que nos hacen vibrar sistemáticamente.

Promediando las 19 hs. llegamos a S.Antonio, una pasadita por el hospital para q “la colo” chupe algo de oxigeno (siempre acompañada estoicamente por su fiel compañero…quien otro que Pantera…¡ Que aguante Papá!!), retiramos los bártulos del Regimiento, nos despedimos y emprendemos el regreso a Salta. Llegamos a las 23 hs. aprox., cansado pero felices, un nueva salida, otra vez un cerro y siempre rodeados de nuestros amigos…los Amigos de la Montaña.-

Carlo Clerici.-

Nota: Mariano Alonso, de La Pampa, hace muy poco ha venido a vivir a Salta con su familia, Ana, su esposa e Inés y Delfina, sus hijas. Con Mariano y Ana nos conocimos en el 2000 en Aconcagua, fueron ellos con Erik, Miguel, Leo, Panqueque y demás compañeros quienes solidariamente nos dieran una enorme mano con Flavio. Las vueltas de la vida, no?..., ahora en Salta, compartiendo su amistad con nosotros, hicimos un cerro juntos y Mariano llevando hasta la cumbre la bandera de Flavio. Toda una experiencia, muy especial, se los aseguro. Nuestro agradecimiento por siempre.

domingo, 25 de marzo de 2007

Cumbre en el Tuzgle

Estimados:
Envío unas pocas fotos relacionadas con el ascenso al Tuzgle.- Realmente una experiencia inolvidable, en la cual el espíritu del club se vió materializada en la actitud e iniciativa puesta de manifiesto por una de los militares que nos acompañara (Alfredo Rivero).- En lo personal fué muy lindo poder transponer después de casi 3 (tres) años la "barrera" de los 5.000 metros con gente tan querible.-

Un abrazo a todos mis compañeros del club.- Marcelo Grande.-

Cerro Negro La Crucesita

Amigos de la montaña comparto con ustedes está jornada de montaña junto a un matrimonio amigo con quienes de vez en cuando disfrutamos de la montaña.
El cerro se llama Negro y está ubicado camino a Cacheuta en una zona denominada la Crucesita, tiene una altura de 2200 metros más o menos, se lo asciende desde los 1500 metros a que está la base.
Es un cerro de lo que se denomina pedemonte, se podría asimilar a un San Lorenzo en Salta.
Partimos del punto de encuentro pasadas las 08:00 de la mañana, con un cielo cubierto de nubes, a medida que nos acercabamos a la Crucesita, se hacía más densa la nubosidad.
Mis amigos no lo conocían al cerro, yo pensaba que pena que tengan que ver solo nubes a su alrededor.
Al llegar a la Crucesita se dobla a la derecha y se transita en el vehículo por una huella de tierra, a mitad de llegar al puesto una agaradable sorpresa, estaba limpísimo y se podían admirar los cerros de la zona.
Atrás seguía todo tapado, llegamos al puesto, se le paga al encargado por el vehículo y por las personas, nos ajustamos la indumentaria de acuerdo al día, nos cargamos la mochila y partimos pasadas las 09:00.
Se avanza por una quebrada para sorteaar una propiedad privada y luego se retoma un camino que nos lleva hasta un lugar muy bonito donde hay unos sauces y un arroyito, allí descansamos un poco y emprendimos el ascenso.
Es un constante transitar por pendiente con pequeños tramos de conexión entre crestas del filo que alivian un poco el esfuerzo del ascenso, nos propusimos caminar una hora y llegamos bastante alto, a 1900 metros más o menos. Descansamos, tomamos fotos bonitas de cerros circundantes, en especial del Tupungato que asomaba por el filo derecho desde nuestra posición del cerro Colorado de la Crucesita.
Mirabamos a la ciudad y se veía que las nubes se iban diluyendo, en donde estabamos nosotros estaba espectacular, en mangas cortas, con sol, sin viento y más abajo en el filo se veía otro grupo de gente que estaba subiendo el cerrito.
Arrancamos nuevamente haciendo apuestas de sí lo que se veía más alto sería la cumbre o antecumbre, Héctor fué el más optimista, Mariel y yo pensabamos que había que seguir.
A los pocos minutos se hizo visible la cruz de cumbre gracias al sol que le pegaba y más o menos nos dimos cuenta de que no faltaba mucho.
Pasaditas las 12:00 estabamos en la cima del Negro de La Crucesita, un clásico del pedemonte mendocino, con un día espectacular, Mariel y Héctor era la primera vez que lo subían de modo que para ellos una alegría enorme; y a mi me trajo buenos recuerdos de todas la veces que los subí.
Mateada en cumbre, comer cosas ricas, llego el grupo que habíamos visto más abajo a la cumbre y oh sorpresa, eran conocidos nuestros de las salidas a la montaña con el club.
Nos sacamos las fotos de rigor y yo tuve el honor de tomarme una en la cumbre con la remera del club, puesta la parte de la espalda adelante para que se vea mejor el logo (en el penitentes no me dio tiempo).
De modo que el C.A.M. de Salta ya tiene una fotito en un cerrito mendocino. Pasadas las 13:00 empezamos a bajar, aquí fué continua la marcha, andabamos bien de piernas.
Llegamos cerca de las 15:00 al puesto y Héctor con una gran maestría se prepara un asadito, que lo acompañamos con un excelente vinito tinto de una bodega mendocina.
Realmente una linda jornada de montaña junto a amigos, un día espectácular y un excelente broche de oro gastronómico.
Desde Mendoza un abrazo a todos los amigos.

Menisquito.-

sábado, 24 de marzo de 2007

Cerro Penitentes 24-03-2007


Amigos de la montaña, comparto con ustedes este cerrito, ubicado a la izquierda de la ruta 7 llendo a Chile. Es visible parte del mismo, sus penitentes de roca, luego de pasar un cobertizo, hay un claro por la quebrada de Vargas y puede admirarse su imponente pared noreste.
Pase la noche del viernes en el refugio Cerro Aconcagua y el sábado pasadas las 5 de la mañana comence mi marcha desde el refugio. Uno se dirige hacía el hotel Ayelen y detrás de él existe una bajada que nos conduce a un puente blanco en buenas condiciones para cruzar el río. Desde allí uno asciende hasta lo alto de un terraplen para ganar la vía ferrea de lo que fue el ferrocarril trasandino.
A esa hora estaba bastante oscuro y lo bello del paisaje nocturno era el cielo lleno de estrellas y las imponentes paredes de la montaña a mi izquierda de un color negro.
Se avanza hacía el noroeste digamos hasta llegar a la estación en donde existe un gran tanque de agua para cargar agua en las máquinas, desde allí me diriji hacia el oeste para llegar al pie de una cuesta donde vamos zigzagueando para ganar alturra e ingresar a la quebrada de Vargas a unos 2700 y pico de metros (el refugio está a 2500 metros).
Se me hizo lento el ascenso a la cuesta de noche ya que mi linterna frontal no tiene mucho alcance. Pasadas las 7 de la mañana ya tenía luz de día y continuaba avanzando por la quebrada dejando el arroyo a mi derecha. Hay un lugar en donde se cruza el arroyo del Monje y después del cruce hay una gran piedra y una bonita vista al cerro desde donde se puede ver los penitentes de roca.
Desde allí se sigue por la quebrada acercandose cada vez a la margen del arroyo, se llega a un alambrado, de modo que después de pasarlo se debe cruzar el arroyo a la derecha. La senda sigue ascendiendo el primer tramo y luego ondulando, se cruza un arroyo, que creo si uno dobla a la derecha por ese arroyo es para acceder al cerro Quebrada Blanca, se continua un poco más hasta que se desciende hasta el arroyo y se lo cruza de nuevo. En está oportunidad hice el cruce por "el cruce de Juan", Juan es el hermano de una amiga compañera de montaña quién encontro ese paso muy cómodo para cruzar el arroyo.Luego se continua por la senda ganando altura progresivamente hasta que se llega al refugio Grajales una pieza de 2 x 2 más o menos, llegue al refugio a las 08:50 horas. Recargue agua del arroyo para completar los dos litros, chupe el jugo de una naranja y seguí la marcha a las 09:38. Desde aquí se avanza unos minutos por la senda y se comienza a ascender por una cuesta, bastante pesada y larga.
Ascendí desde los 3300 metros a los que está el refugio Grajales hasta los 3980 metros, donde termina la cuesta anterior, que digamos es la antesala a la zona de grandes rocas.
Eran las 12:15 cuando llegue a esa zona, bastante cansado por haber mantenido un ritmo rápido por encima de los 3700 metros, dormite un poco y tenía ganas de regresar por donde volví, debía estár de nuevo en la ruta a las 21:30 a más tardar, para tomar el último EUSA a Mendoza, ya que el domingo me había comprometido con Mariel y Héctor, un matrimonio amigo, en subir un cerro; y pensaba que si tiraba hasta la cumbre del Penitentes quizás no llegaría. Decidí seguir y a las 16:00 hs. emprender el regreso desde donde estuviera.
Por la zona de las grandes rocas se avanza por un filo largo hasta que se llega a una parte alta que alguién bautizo cómo cerro Pachi Guimon, eso me marco mi barometro 4125 metros, llegue allí caminando y parando cada 10 pasos más o menos para recuperar el aire, me mato el tiron anterior. Aquí volví a ingerir el jugo de una naranja para obtener glucogeno de absorción rápida.
Desde el Pachi Guimon se ve hacía el noreste la cumbre del Penitentes y lo que hay que hacer para llegar desde allí. Se baja a un valle que une ambos cerros, el valle está a unos 4000 metros más o menos.
Se llega a la base de lo que es la última etapa de ascenso del Penitentes para coronar su cima. Se hace pesado el caminar, me costaba uno y la mitad del otro debido a que debía parar para recuperar aire.
Eran las 15:30 y aún no veía la cruz, pero estaba cerca, a las 15:40 pude ver la cruz cuando uno sale a la planicie de cumbre y a las 15:50 hacía mi cuarta cumbre en este cerrazo.
Me marco 4245 metros la altura del cerro Penitentes, la vista espectacular, Aconcagua, Tupungato, Leñas, Mirador, Almacenes, Banderita, Santa María, Morro, Cruz de Caña, Marío Ardito y varios cerros más.
Tome varias fotos, hice mi testimonio y comence el descenso a las 16:08. Ahora era más rápida la cosa, se desanda el último tramo hasta un punto en que la senda vira a la derecha para salir a la zona de descenso, un acarreo espectacular que se hace bastante rápido, solo hay dos tramos en que esta muy empinado y el suelo muy duro y se debe transitarlo con cuidado. A las 17:55 estaba en la quebrada para continuar con el regreso, consumi el jugo de la última naranja, para meterle pata en el regreso, comence a caminar a las 18:02, atravesando los dos cruces de río hasta llegar a la gran piedra antes del arroyo del monje a las 19:00. Luego de un breve descanso continue la marcha, llegando a las 20:05 a la estación y luego de un breve descanso la última tirada por la vía hasta la ruta, el 90 % aqui fue con la frontal ya que comenzo a anochecer.
A las 20:50 estaba en la ruta, elongando y esperando a que pase el EUSA para regresar a Mendoza. Fueron 15 horas y 44 minutos desde que comence hasta llegar nuevamente el punto de incio.
Una jornada larga y pesada, por la ruta elegida, subir el Pachi Guimon es largo, hay otra variante, más corta pero más pesada debido al transito por un acarreo. Lo aconsejable de este cerro es subirlo y bajarlo en tres días, aproximación a Grajales, Ascenso a cumbre y descenso a Grajales, regreso desde Grajales a Mendoza. Algunos picantes lo hacen en dos jornadas y sólo algunos locos cómo yo lo hacen en el día.
Un muy buen entrenamiento que en cuanto a esfuerzo y desnivel (casi 1700 metros), se parece al día de cumbre de Aconcagua desde Nido de Cóndores, yo lo hice y les comento que la sensación es muy similar.
Amigos un gran abrazo les dedico está cumbre especialmente a todos aquellos que les gusten los desafíos físicos exígidos en la montaña.
Un abrazo.

Menisquito.

miércoles, 21 de marzo de 2007

CURSO 2007

Parte de Prensa

El día 28 de Marzo a Hs. 20:30 comenzará el Curso de “Iniciación al Montañismo” que anualmente viene dictando el Club Amigos de la Montaña (C.A.M.). El mismo se inició en el año 1992, siendo esta su 15º edición; consiste en conocimientos teórico prácticos para insertarse en la bella aventura que significa el acercamiento a uno de los escenarios más fantásticos de la naturaleza, que no es otro que la montaña.-

Ideal para aquellos que aún conservan el espíritu aventurero, no importando la edad, y fundamentalmente ganas de compartir con nuevos amigos el conocimiento de nuevos paisajes.-

El curso tiene una duración de 14 semanas, consiste en clases teóricas los días miércoles a las 20:30 hs. y prácticas los sábados o domingos (generalmente 2 al mes), que consisten en salidas a la montaña, con dificultad progresiva a medida que avanza el curso.-

Las clases son dictadas por profesionales y montañistas experimentados, siendo diversos los temas que se tratan: entrenamiento, nutrición del montañista, preparación de salidas y equipos, medicina de montaña (mal de altura, diagnóstico y tratamiento), primeros auxilios, media y alta montaña, principios de escalada, etc. . Igualmente las prácticas son guiadas por miembros del Club avezados en la montaña.-

De 14 años en adelante podes inscribirte e iniciarte sin límite de edad, en este maravilloso mundo que significa la montaña, la que no solo te brindará la posibilidad de una interesante actividad física, sino también con un sustento espiritual que seguramente enriquecerá tu vida.-

Año a año los grupos han sido de lo más heterogéneos, conformándose por gente de distintas edades y actividades, así jóvenes estudiantes departen con gente y profesionales mayores, tanto mujeres como varones, conformándose al final del curso un homogéneo curso aunado por el espíritu solidario y fraterno de esta actividad.-

Informes e Inscripciones en la sede del C.A.M., San Luis Nº 510, 2º piso, los días martes y miércoles a partir de las 20:30 hs.; o a los teléfonos 4392452; 4313408; 154652363; 154039775. DIRECCION DE MAIL: gracielaisasmendi@yahoo.com; Web site: www.noticam.blogspot.com


CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA
Personería Jurídica 3939
San Luis 510, 2° piso
Salta, Argentina

sábado, 10 de marzo de 2007

Cerro Puquios 10-03-2007


Hola amigos de la montaña, les escribo para contarles del Cerro Puquios.
Este cerro está ubicado a la derecha de la ruta 7 llendo a Chile a poco menos de un kilometro pasando la villa Los Penitentes. La villa está a 2500 metros de altura más o menos.
Arranque a las 06:50 de la mañana desde el refugio Cerro Aconcagua donde pase la noche del viernes, se camina hasta llegar a un puente que cruza el arroyo Santa María y de allí uno "se mete a la montaña" por la derecha buscando ganar altura. Ya había hecho una incursion el año pasado en mi preparación para Plaza Argentina, de modo que repetiría en gran parte lo hecho en aquella ocasión.
A la hora hice una parada técnica para ir al baño de montaña e hidratar, continue a las 08:06, aún con sombra en esa parte debido a la pared del filo suroeste del cerro Leñas a mi derecha.
Se llega casí a 3000 metros y hay que ascender una linda pendiente aún con verde, está vez descubrí un zig zagueo muy piola que me ahorro energías, el año pasado la subí a fuerza bruta, casí casí diretissima y me quemo las piernas.
En lo alto de esa pendiente hay que virar el avance a la derecha y apuntar a lo más alto para enganchar un filo, la pendiente aquí es más pesada que la anterior, al mejor estilo del C.A.M. de Salta, continue la marcha por objetivo, no por tiempo, de modo que al cabo de dos horas, estaba sentado descansando y tomando fotos en el inicio del primer filo como lo llamo yo, sería un filo sur-suroeste digamos.
A las 10:14 continue la marcha hacía el fin de ese filo, desde donde se ve un morro rocoso que da la impresión de ser lo más alto desde ese punto de observación, pero no es así, una vez más el efecto antecumbre nos entusiasma engañosamente. En realidad es la primer antecumbre de dos muy pegaditas, hasta que se llega a la cumbre.
Llegue al fin del filo poco antes de las 11:20 y decidí hacer una travesía por una zona con pedrero rodeando esa antecumbre intentando llegar a un filo suroeste enfrente al que yo había transitado.
El año pasado tenía nieve esa zona, estaba muy cansado con las piernas quemadas y me hubiera gustado poseer una piqueta al menos, por lo que desde allí me pegue la media vuelta y regrese.
Está vez el escenario era otro, sin nieve, de modo que saliendo de las grandes rocas comence a ganar altura, ascendiendo por un duro y muy inestable acarreo, por momentos gateaba y debía afirmarme bien para no caer uno o dos pasos abajo, conocido no?
Se hizo un poco lento, tuve que hacer dos pasos de escalada para sortear una gran roca, y por fin salí a una planicie de piedras, era la antecumbre, el cerro seguía a mi izquierda, avance por allí, pase un gran peñon, segunda antecumbre y a medida que voy subiendo por una sendita muy lisa y bien marcada, aparecen ante mí dos cruces una más baja enclavada en rocas y la segunda cruz un poco más atrás en la parte más alta y sobre una base de medición geodésica, era la cumbre!!!
Llegue a está a las 11:50, 5 horas justas para llegar desde el refugio, más o menos lo que había calculado, en realidad menos, ya que me parecio que llegaría a la cima a las 12:30.
Saque fotos a rabiar, desde allí se ve: El Aconcagua (sus dos cumbres, norte y sur), el Tolosa, el Banderita, el Morro, el Santa María, el Leñas, el Penitentes, el Tupungato y varios cerros más, también se puede apreciar la zona de puente del Inca, la verdad una vista maravillosa. Día soleado sín nubes ni viento, 20 grados de temperatura, tal cual lo registre en mi testimonio de cumbre, no hallé testimonio anterior y mí barometrro tabulado en metros me marco 3790 metros, según cartas le dan 3800 metros. Los cerros Marío Ardito y Cruz de Caña de los cuales les hable en un relato anterior se veían más bajos.
A las 12:36 comencé el descenso, desandando lo hecho, tuve que bajar con mucho cuidado el acarreo; y tuve que hacer una desescalada de 5 pasos por una gran roca en una zona de mucha pendiente.
Deshice la travesía por el pedrero, está vez por la zona de grandes rocas, un poco más abajo que en la etapa de ascenso. Una vez llegado al filo, la cosa fué más sencilla y agradable, andaba bien de piernas de modo que baje bastante rápido, parando en algunos lugares para tomar fotos, beber líquido y analizar otras rutas un tanto menos pesadas y más seguras.
Llegue al refugio a las 16:00 hs., almorce y me tome el EUSA de regreso a Mendoza que pasa por Penitentes a las 17:00 hs.Pasada las 21:00 hs. estaba en casa festejando la cumbre del día.
Amigos un gran abrazo desde Mendoza.

Menisquito.-