Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





sábado, 24 de marzo de 2007

Cerro Penitentes 24-03-2007


Amigos de la montaña, comparto con ustedes este cerrito, ubicado a la izquierda de la ruta 7 llendo a Chile. Es visible parte del mismo, sus penitentes de roca, luego de pasar un cobertizo, hay un claro por la quebrada de Vargas y puede admirarse su imponente pared noreste.
Pase la noche del viernes en el refugio Cerro Aconcagua y el sábado pasadas las 5 de la mañana comence mi marcha desde el refugio. Uno se dirige hacía el hotel Ayelen y detrás de él existe una bajada que nos conduce a un puente blanco en buenas condiciones para cruzar el río. Desde allí uno asciende hasta lo alto de un terraplen para ganar la vía ferrea de lo que fue el ferrocarril trasandino.
A esa hora estaba bastante oscuro y lo bello del paisaje nocturno era el cielo lleno de estrellas y las imponentes paredes de la montaña a mi izquierda de un color negro.
Se avanza hacía el noroeste digamos hasta llegar a la estación en donde existe un gran tanque de agua para cargar agua en las máquinas, desde allí me diriji hacia el oeste para llegar al pie de una cuesta donde vamos zigzagueando para ganar alturra e ingresar a la quebrada de Vargas a unos 2700 y pico de metros (el refugio está a 2500 metros).
Se me hizo lento el ascenso a la cuesta de noche ya que mi linterna frontal no tiene mucho alcance. Pasadas las 7 de la mañana ya tenía luz de día y continuaba avanzando por la quebrada dejando el arroyo a mi derecha. Hay un lugar en donde se cruza el arroyo del Monje y después del cruce hay una gran piedra y una bonita vista al cerro desde donde se puede ver los penitentes de roca.
Desde allí se sigue por la quebrada acercandose cada vez a la margen del arroyo, se llega a un alambrado, de modo que después de pasarlo se debe cruzar el arroyo a la derecha. La senda sigue ascendiendo el primer tramo y luego ondulando, se cruza un arroyo, que creo si uno dobla a la derecha por ese arroyo es para acceder al cerro Quebrada Blanca, se continua un poco más hasta que se desciende hasta el arroyo y se lo cruza de nuevo. En está oportunidad hice el cruce por "el cruce de Juan", Juan es el hermano de una amiga compañera de montaña quién encontro ese paso muy cómodo para cruzar el arroyo.Luego se continua por la senda ganando altura progresivamente hasta que se llega al refugio Grajales una pieza de 2 x 2 más o menos, llegue al refugio a las 08:50 horas. Recargue agua del arroyo para completar los dos litros, chupe el jugo de una naranja y seguí la marcha a las 09:38. Desde aquí se avanza unos minutos por la senda y se comienza a ascender por una cuesta, bastante pesada y larga.
Ascendí desde los 3300 metros a los que está el refugio Grajales hasta los 3980 metros, donde termina la cuesta anterior, que digamos es la antesala a la zona de grandes rocas.
Eran las 12:15 cuando llegue a esa zona, bastante cansado por haber mantenido un ritmo rápido por encima de los 3700 metros, dormite un poco y tenía ganas de regresar por donde volví, debía estár de nuevo en la ruta a las 21:30 a más tardar, para tomar el último EUSA a Mendoza, ya que el domingo me había comprometido con Mariel y Héctor, un matrimonio amigo, en subir un cerro; y pensaba que si tiraba hasta la cumbre del Penitentes quizás no llegaría. Decidí seguir y a las 16:00 hs. emprender el regreso desde donde estuviera.
Por la zona de las grandes rocas se avanza por un filo largo hasta que se llega a una parte alta que alguién bautizo cómo cerro Pachi Guimon, eso me marco mi barometro 4125 metros, llegue allí caminando y parando cada 10 pasos más o menos para recuperar el aire, me mato el tiron anterior. Aquí volví a ingerir el jugo de una naranja para obtener glucogeno de absorción rápida.
Desde el Pachi Guimon se ve hacía el noreste la cumbre del Penitentes y lo que hay que hacer para llegar desde allí. Se baja a un valle que une ambos cerros, el valle está a unos 4000 metros más o menos.
Se llega a la base de lo que es la última etapa de ascenso del Penitentes para coronar su cima. Se hace pesado el caminar, me costaba uno y la mitad del otro debido a que debía parar para recuperar aire.
Eran las 15:30 y aún no veía la cruz, pero estaba cerca, a las 15:40 pude ver la cruz cuando uno sale a la planicie de cumbre y a las 15:50 hacía mi cuarta cumbre en este cerrazo.
Me marco 4245 metros la altura del cerro Penitentes, la vista espectacular, Aconcagua, Tupungato, Leñas, Mirador, Almacenes, Banderita, Santa María, Morro, Cruz de Caña, Marío Ardito y varios cerros más.
Tome varias fotos, hice mi testimonio y comence el descenso a las 16:08. Ahora era más rápida la cosa, se desanda el último tramo hasta un punto en que la senda vira a la derecha para salir a la zona de descenso, un acarreo espectacular que se hace bastante rápido, solo hay dos tramos en que esta muy empinado y el suelo muy duro y se debe transitarlo con cuidado. A las 17:55 estaba en la quebrada para continuar con el regreso, consumi el jugo de la última naranja, para meterle pata en el regreso, comence a caminar a las 18:02, atravesando los dos cruces de río hasta llegar a la gran piedra antes del arroyo del monje a las 19:00. Luego de un breve descanso continue la marcha, llegando a las 20:05 a la estación y luego de un breve descanso la última tirada por la vía hasta la ruta, el 90 % aqui fue con la frontal ya que comenzo a anochecer.
A las 20:50 estaba en la ruta, elongando y esperando a que pase el EUSA para regresar a Mendoza. Fueron 15 horas y 44 minutos desde que comence hasta llegar nuevamente el punto de incio.
Una jornada larga y pesada, por la ruta elegida, subir el Pachi Guimon es largo, hay otra variante, más corta pero más pesada debido al transito por un acarreo. Lo aconsejable de este cerro es subirlo y bajarlo en tres días, aproximación a Grajales, Ascenso a cumbre y descenso a Grajales, regreso desde Grajales a Mendoza. Algunos picantes lo hacen en dos jornadas y sólo algunos locos cómo yo lo hacen en el día.
Un muy buen entrenamiento que en cuanto a esfuerzo y desnivel (casi 1700 metros), se parece al día de cumbre de Aconcagua desde Nido de Cóndores, yo lo hice y les comento que la sensación es muy similar.
Amigos un gran abrazo les dedico está cumbre especialmente a todos aquellos que les gusten los desafíos físicos exígidos en la montaña.
Un abrazo.

Menisquito.

1 comentario :

Anónimo dijo...

Qué decir, sino que la vista de lo que no logramos conquistar de ese cerro nos estimula para volver. Me quedo con la escena del cerro Pirámide-Pared Sur, que es la imagen que tuvimos con Susana frente a nosotros durante los cuarenta minutos que Menisquito y Héctor se separaron de nosotras para llegar a la cumbre del Pachi, el 6/5/06. Qué más queda por decir, Penitentes: algún día pisaremos tu cumbre!!!
Mariel