Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





jueves, 26 de julio de 2007

"MI AMIGA LA MONTAÑA" José Fadel

(tapa, click para ampliar)
.
(contratapa, click para ampliar)
.
Se presentó la nueva edición del libro "Mi Amiga La Montaña", del Profesor José "Juanito" Fadel. La obra es la segunda edición, editada por Palloni Ediciones a 30 años de su primera tirada.
En el prologo se lee:

"Amigo lector:

José Fadel, un hombre mayor en el andinismo argentino, ha titulado este libro que has comenzado a hojear "MI AMIGA LA MONTAÑA". Y con esas simples palabras, tan sencillas, ha cubierto sin embargo el rico tesoro logrado tras una experiencia vital de más de veinte años de íntima comunión con el mundo de la cordillera. En estas páginas, en realidad, ha reflejado todo ese mundo fascinante, complejo, bello, que quienquiera lo haya vivido como el autor, no puede menos que describirlo y recordarlo con una profunda emoción, con un afecto cálido y entrañable. Por eso, si bien Fadel lo tituló con palabras de serena simplicidad, presentarlo en estas líneas es para mi una tarea tan honrosa como difícil.

No es simplemente un mero relato de experiencias vividas tras las conquistas de las cumbres, ni un manual del deporte andinístico rigurosamente técnico, o una descripción ajustada de las modalidades y costumbres de aquellos habitantes de la cordillera, paisanos nuestros, que viven sus vidas inmersas en la grandiosidad y el silencio de aquellas tierras altas. Es eso y aún mucho más. En sus páginas están también reflejadas las experiencias espirituales de todo aquel que sin ser nacido en su seno, llega alguna vez a enfrentarse con la subyugante presencia de ese cosmos solitario, bellísimo, imponente, que rodea a las grandes montañas en su grandiosidad de piedra y hielo; esa diáfana lección de humildad que el hombre aprende al enfrentarse con aquella desmesurada presentación de la naturaleza, esa profunda sensación que allí vive de la presencia indudable de Dios. Sin embargo, y como una prueba de las complejas vivencias que en él se experimentan, es verdad también que así como se siente la insignificancia del hombre ante la grandiosidad de la naturaleza, también el montañista percibe esa especie de embriaguez que nace de sentir la propia y personal grandeza, de dimensión humana, trasuntada en la fortaleza física, mental, espiritual y volitiva puestas en juego para vencer los obstáculos tremendos que la montaña interpone a su paso, esa íntima sensación del poder y la armonía personales que, en medio del esfuerzo que ya parece insostenible, lo hace oír dentro de sí, como lo quería Kipling –“Persistid, es la orden”-. Es que la práctica del andinismo es una formidable escuela para el cultivo de la resistencia física, el fortalecimiento de la voluntad, el enriquecimiento espiritual y la reflexión filosófica y religiosa. Recordemos, al respecto de esto último, que la inmersión total del hombre en el silencio y la soledad de la montaña ha nacido y viven en el mundo fecundas sendas de su saludable influencia.

En este pequeño gran libro está también latente, vital, la alegría del compañerismo, el cálido ejercicio de la amistad y la solidaria y fraterna virtud de la abnegación, ese tan difícil negarse a si mismo para dar vida a los demás. Por último, debo decir que Fadel, sin proponérselo, mientras nos narra las cosas que vivió en su experiencia montañesca, fue componiendo un hermoso poema a su tierra, un canto a Salta, un canto a la montaña salteña, argentina y americana. Expreso una convicción personal, fruto de mi amor de salteño a la tierra natal: Creo que nadie puede decir que de verdad es salteño mientras no se haya sumergido por lo menos una vez en este mundo tan especial, tan cercano y al mismo tiempo tan distante, que es nuestra cordillera. Sólo allí sentimos que nos sube, desde la roca que pisamos, una fuerza telúrica que nos hará entender, sin palabras, qué es Salta, qué es nuestra patria, qué es esta América, esta tierra impar, colosal, tremenda en grandeza y tierna en su corazón, que nos vio nacer y nos verá morir.

Nosotros los argentinos hemos llegado, en nuestra evolución como pueblo, como nación, a un punto en que sentimos, en forma apremiante, la necesidad imperiosa de enraizarnos con la mayor autenticidad posible en todo lo que sea elemento estructural, básico, de nuestra más pura argentinidad. Estamos viviendo, felizmente, una indomable necesidad de hacer “una peregrinación a las fuentes” de nuestro ser nacional, lo que significa un acuciante escudriñar en nuestro pasado histórico, un mayor acercamiento a nuestras raíces americanas, como pueblo y como verdadero “Nuevo Mundo”en el conjunto de la humanidad. Este libro de Fadel, al reflejar con absoluta veracidad las formas materiales y el contenido espiritual del mundo de la montaña, argentina, nos facilita, amistosamente, esa afanosa búsqueda de nuestra raíz salteña, argentina y americana.

Te invito, pues, a que leas estas páginas, sobre todo si eres joven, si tienes ansias de alturas, espirituales o físicas, si el amor a la patria te inquieta tanto que no te da descanso, si quieres sentir de verdad cual es el aliento de tu tierra, y qué mensaje tienen para ti esas montañas que vez azularse en el ocaso. Si ya has madurado, amigo lector, y tus frutos comienzan a vivir en esta bendita heredad, léelo también. Y te sentirás después mas salteño que nunca, más orgulloso de tu patria, de su pueblo y de su tierra.

Miguel Angel Salom.-"


Indudablemente es una lectura obligada para todos los amantes del montañismo y la naturaleza. Creo que no se puede describir mejor el contenido de la obra como lo hace Salom en el prologo, dando un preciso y detallado recorrido del mismo.
Para todos los interesados en adquirirlo, a partir del miércoles 01 de Agosto de 2007 va a estar a la venta en la sede del CAM, San Luis 510 2º piso.


Equipo del Noticam.-

1 comentario :

Menisquito dijo...

Qué bueno que lo hayan reeditado a este libro. Carlo me había hablado en alguna oportunidad de este libro.
Saludos.

Menisquito.