Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





miércoles, 22 de agosto de 2007

Cerro Redondo 19-08-07





Salimos a hs. 07:15 desde la Escuela Normal, con las ganas enormes de intentar el ascenso en la compañía de Adriana, Víctor su esposo, Carolina Wilches, Rocío, Luis Moya, Daniel (Tribilín) Ramón y yo. El último cerro que habíamos ascendido con Luis fue el San Miguel (La Poma) hace muchos años y con Triby, la verdad es que no recuerdo. Te podrás imaginar la alegría de vernos. Así, con ese ánimo y también un poquito asustada porque Rocío, ante la pregunta sobre qué experiencia tenía, nos dijo que sólo había subido al Torreón, partimos para Incamayo.
Comenzamos a subir a hs. 09:00 en medio de las espesas nubes y un frío intenso. Gracias a Dios estábamos abrigados. El viento constante se hacía sentir aunque de a ratos nos dejaba tranquilos. Luego de ganar el filo disfrutamos de una breve nevadita que decoró las espinas de los cardones y algunos rizos de pelo de Carolina y Rocío. Durante todo el camino pensábamos que el morro que veíamos era la cumbre, Víctor nos decía que no nos hiciéramos ilusiones.
A hs. 13:30 la naturaleza nos obsequió la más bella visión que podíamos tener en esos momentos. Rocío decía que el cerro de los siete colores de Purmamarca era insignificante comparándolo con este paisaje. En realidad el brillo del sol nos proporcionó dos vistas imponentes, una de ellas un extenso mar de nubes blanquísimas que se extendía a nuestros pies y la otra las quebradas superpuestas al oeste más bellas que lo que hubieran logrado las paletas de un pintor.
Antes de llegar a la cumbre nos enfrentó un viento muy helado, Luis pudo constatar en el GPS que la temperatura era de 8° bajo cero. En la cumbre, a hs. 15:00 hacían 3° bajo cero. Retiramos un testimonio de dos integrantes del Club Janajman del mes de julio y dejamos el nuestro escrito con una birome semicongelada, donde contábamos el placer que sentimos durante toda la jornada siete integrantes del C.A.M. Por una espontánea expresión de júbilo supinos que Rocío estaba haciendo su primera cumbre. El Torreón fue un pequeño engaño para no quedarse en Salta. Al final del almuerzo Carolina nos sorprendió con unas exquisiteses no imaginables: café, capucchino, chocolate Tofi, Mantecol, para todos. Fue increíble pero cierto. Estos gustos no me los dí nunca en la montaña. Lo máximo eran las barritas de chocolate Aguila.
Te cuento que durante el trayecto, Triby investigaba el lugar donde ocho años atrás, en el homenaje que le hiciera a Rubén Cano pasó tres días y tres noches en una quebrada sin salida. Sólo el helicóptero pudo sacarlo de allí, emocionante. Por su parte Luis, geólogo de alma fue el picapedrero constante buscando minerales. Con él pudimos acceder a una serie de conocimientos del porqué de los diferentes coloridos de las palestras que nos rodeaban. Mientras tanto, el agudo sentido del humor reinó en todo momento lo que animó de una manera especial al estupendo grupo.

La salida, maravillosa por donde se la analice, llegó a su fin a hs. 19:30.
Un beso gigante y... hasta la próxima salida.

Liliana Garrido.-

1 comentario :

Menisquito dijo...

Muy bueno el relato y la jornada. Se ve una senda bien marcada, en todo el trayecto es así?
Felicitaciones a todos y deseo que sigan disfrutando de la montaña.

Menisquito.