Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





domingo, 5 de agosto de 2007

Día del Montañes -Menisquito

Se me ocurrio está história ficción para el día del montañes en un invierno muy frío. Asimismo les mando un archivo con algo que encontre en la página del club andinista de mendoza. Sí les parece coloquenlo en el noticam. Un gran abrazo MONTAÑEROS!!!
.
Para descargar el archivo .DOC que nos envió Menisquito hagan click con el botón derecho del mouse y elijan la opción "Guardar destino como", o bien click con el botón izquierdo del mouse para abrirlo sin más.
.
.


El paso de la senatez y de la prudencia
(ficción)
.

Estamos inmersos en una nube o niebla espesa, todo blanco, ní el suelo se puede ver, miro mi reloj y me doy cuenta que son pasadas las 6 de la tarde.
Miro a mi compañero que no me habla, está sentado, acurrucado, tembloroso, el agotamiento físico hace que el frío se sienta mucho.
Creo que le escapamos a la senda de retorno, no tengo cómo comunicarme; y me horroriza el hecho de que cuando empiecen a extrañarnos porque no regresamos, recién saldran a buscarnos.
Deseo que eso ocurra pronto pero se que no va aser así, me acerco a mi compañero, trato que me responda, pero apenas puede mirarme, yo también tiemblo, siento como sí un gel helado me atravesará la cintura, la cara, los pies, todas mis extremidades; y cierro los ojos aguantando el dolor que me produce la circulación sanguinea que trato de activar.
Tengo todo el equipo colocado y cómo nunca siento el frío, apenas distingo en mí termometro que la columna está cerca de los 30 grados bajo cero.
Abrazo a mi compañero para tratar de darle calor, trato de levantarlo para que caminemos, pero es imposible, está quieto, muy quieto, casí inerte.
Sus ojos miran fijo a no se donde y ya no tiembla, está quietisimo, la quietud postuma que nos imprime la muerte.
Quedo helado, estoy sin agua, no me queda nada de alimento, solo la esperanza de que alguién me encuentre, nos encuentre.
Tirito, tiemblo, los dedos de los pies super contraídos y helados, debo estár gastando las últimas calorías que me quedan, antes de comenzar a no sentir nada en mis extremidades.
Cómo puedo estoy escribiendo esto, lo inevitable pronto sucederá y siento que debo escribir algo a mi familia, a mis amigos a los montañeros que caminen por estos lugares.
Siento que se me va la vida, tengo a mi lado a mi compañero muerto por congelamiento y ya no siento mis pies, no sé como puedo escribir todavía, me duelen la cara, los dedos de las manos, es un dolor que me llega al centro de mi frente.
A mi mujer e hijos los amo y les pido que no descarguen odio a la montaña, sí he de morir en ella es un honor y quizás por mi imprudencia, aún en estás condiciones extremas puedo ver su belleza y si me salvara de está, sin lugar a dudas volvería.
A mis amigos gracias por todo y quedense con lo mejor que les he podido dar, mi amistad síncera.No sé como sostengo el lápiz ya que no siento que mis dedos agarren algo, se que pronto no sentire absolutamente nada, debo terminar de escribir.
A los montañeros les digo que disfruten de la montaña, la cuiden y sepan entender su lenguaje, ya que profesar una devoción que casí raye el amor apasionado hacía ella puede cobrarles la vida cómo en mi caso...
Apenas veo, se me nubla la visión, no siento nada, ni dolor, ni sed, me invade el sueño, siento las caricias de la naturaleza en mi interior, es como si me hubiera tallado en hielo, petrificándome eternamente en esa zona con algo de mi alma, que permanecera por siempre allí.
En un lenguaje que solo se entiende a nível espiritual recibo mi mandato de cuidar a los que vengan, de los rigores de la naturaleza através de la sensatez y la prudencia.
A los tres días luego de que pasara el temporal y se disipara la niebla, encontraron dos cuerpos sin vida en la clásica posición de muerte por congelamiento, en la mano de uno de los cuerpos se encontro un papel escrito a lápiz con los últimos parrafos un tanto temblorosos, lo último que se leía era "sensatez y prudencia".
Esto se comento en el ambiente de la montaña y con el tiempo se le llamo a ese lugar "paso de la sensatez y de la prudencia".
Muchos escaladores han testimoniado através de los años, que en condicones críticas ese lugar es el indicado para decidir pegar la vuelta, otros que fueron sorprendidos por la brava furia de la montaña en algun temporal, cuentan que pudiendo llegar a ese paso, suceden cosas no muy explicables con la razon que hacen que puedan encontrar la senda de escape y poder salvar la situación.

Menisquito.-

Dedicado al C.A.M. y a mis amigos montañeros, especialmente en el día del montañes

2 comentarios :

Menisquito dijo...

Quedo muy bueno el link al código, me parecio bueno compartirlo con el club. Saludos amigos.

Menisquito.

marcelo dijo...

gracias menisquito por compartir con nosotros el relato y ese "código del montañista" que encontraste.