Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





martes, 25 de septiembre de 2007

Cascada de Alemanía 23/09


Fotos: Victor Cuello

Para ver las fotos que nos envió Román hagan click:

----> AQUÍ <----



Cascada de Alemanía

Domingo 23 de septiembre de 2007

¡Saludos a todos! En esta ocasión nos reunimos a las 7:00 h. del domingo para salir a Alemanía. Fuimos Mirta, Sandra Gómez, Rocío, Helena, Mari, Claudio con su esposa y bebé, Verónica y su esposo, Víctor y Adriana, y yo; además, como guías, Panchito y Armando.

A eso de las 9:00 llegamos al poblado, estaba nublado pero no llovía, una temperatura muy agradable para caminar, y como no nos dieron permiso para atravesar la finca que bordea al río, empezamos a andar por la rivera, río arriba. En poco tiempo se regresaron Mari, Claudio, su esposa y su bebé, dado que el viento era de frente, y fuerte. A las 10:00 seguíamos en terreno con pocas piedras, eso si, arena abundante que con el viento nos daba en la cara. A esta hora hicimos un descansito para tomar fotos. Los paisajes que nos fuimos encontrando son muy hermosos, mucho agua para estas fechas, a decir de Panchito, lo cual prometía una abundante caída en la cascada.

Casi a las 11:00 hicimos otro descansito a la sombra de un árbol para una colación. Pudimos ver muchas aves, desde loros hasta cormoranes, garzas, y una cigüeña, desafortunadamente se asustaban al vernos y no pude fotografiarlas. Al reanudar la marcha, el terreno cambió para dar paso a muchas rocas, que nos hicieron disminuir el ritmo y esforzarnos más. A las 12:00 llegamos a un punto complicado de atravesar por el río, con una opción: escalar horizontalmente un pequeño tramo. Sin embargo, allí también Verónica y su esposo decidieron regresar, y Panchito decidió volver con ellos, lo cual vuelve a poner de manifiesto el espíritu del CAM: LO MEJOR PARA EL COMPAÑERO, ya que Helena también se ofreció a regresar con ellos ante el temor que sufrieran algún percance, pero Panchito insistió argumentando que él ya conocía la cascada y Helena no. Continuamos atravesando el río numerosas veces, es desgastante el avance en esas rocas tan grandes, pero la belleza del paisaje recompensaba ampliamente el esfuerzo. Pero el premio mayor lo alcanzamos a las 13:15 aprox., además, muy lindo el marco porque el río da vuelta a la izquierda, y la cascada permanece oculta hasta el último momento en que, tras doblar la vuelta a la cañada, se deja ver estupenda, sonora, espumosa; varios cormoranes volaron al vernos, y aquí, sin decir mas, están las fotos.

Personalmente, me da mucho gusto poder compartir esta maravillosa actividad con amigos que además de ser inteligentes e interesantes, comparten el profundo respeto a la naturaleza, porque desafortunadamente en la playa (y en el camino) encontramos botellas de gaseosa, envolturas de galletas, cáscaras de frutas (nada que son biodegradables: demoran mucho tiempo en hacerlo y afean la vista). Además, vimos numerosos bagres muertos, especulo si digo que por contaminación o por otro factor, los bagres eran adultos, y bueno, en algunas partes el río olía bastante mal por la descomposición de estos peces.

De regreso las piernas y los reflejos ya no respondieron igual que de subida, y varios cayeron al río, incluyendo un perrito que nos acompañó todo el trayecto (parece ser una constante en todas las salidas que un can se apunte también), bueno, el perrito cayó mas de 5 veces y era una ruina cuando llegamos al pueblo, a eso de las 17:30.

Armando recomienda que se el Club organice un curso acerca de cómo enfrentarse a un río y no salir lastimado o empapado. Después de elongar y telefonear (allí nos enteramos de la lluvia en Salta porque afortunadamente solo nos cayó una llovizna muy fina en el camino de regreso a Alemanía) regresamos hasta Cerrillos donde no había nada para comer en el único local abierto. Así que regresamos hasta Salta, quedando pendiente el tercer tiempo de esta salida que nos llevó a conocer un rinconcito HERMOSO de Salta.

Román.-



Nos juntamos en el CAM a las 7:00 am y partimos aprox. 7:30. Eramos 14 personas: Armando, Cristof, Verónica, Mirta, Rocío, Román, Pancho y Sandra Gómez, Helena, Mery, Claudio, su esposa y el mini montañista Franco, Víctor y quien les escribe.
Llegamos alrededor de las 9:30 a la vieja Estación de Alemania e iniciamos la marcha; el día pintaba nublado, pero se veía el sol entre la nubes de vez en cuando, esperábamos que mejorara.
Armando y Pancho fueron a pedir permiso a la finca para usar la senda que cruza el potrero, les dijeron que no, pues habían tenido problemas con otra gente anteriormente.
Entonces, nos fuimos contorneando las margenes del río. La caminata estuvo exigente en algunas partes, con trepadas a piedras (piedrones mas bien) y varias cruzadas de una margen a otra del riachuelo que por esta época no trae mucha agua.
El viento se puso frío, y algo insistente, y en ese momento Mery, Claudio, su esposa y Franco deciden no continuar.
Seguimos avanzando y disfrutando de la vista, también, de las caídas al agua de varios, iniciada por Rocío, las compradas de terreno, pero nada grave que nos impida seguir. Llegado a un punto, aún faltaba como una hora de caminata, Cristof y Verónica deciden volverse, los acompaña Pancho y los demás seguimos.
Con nosotros venía un perrito pequeño que nos acompañó toda la salida, y que por sus dimensiones en algunos lugares tuvo que nadar para poder seguirnos; un diez a la tenacidad del pichichu.
Pasamos por lugares más escabrosos, donde tuvimos que hacer gala de nuestro estado físico, manos, y pies para trepar, hasta que llegamos a la cascada a las 13:15. A esta altura el clima se puso feo y por ratos caían algunas gotas. Almorzamos velozmente, y emprendimos el regreso.
Eran las 17:30 cuando llegamos nuevamente a los autos, y de ahí a Salta con ganas de hacer un tercer tiempo en algún lugar. Esto no pudo ser por que en el trayecto empezó a llover, y cada vez estaba más frío. Lo dejamos para la próxima.
Como siempre toda la jornada estuvo matizada por la muy buena onda que tuvo el grupo y las ganas de seguir compartiendo salidas.
Un abrazo grande a todos.

Adriana Quintero.-

4 comentarios :

Menisquito dijo...

Muy bueno el relato Adriana.
Se ve que estuvo linda la jornada, bonito el lugar. Mi viejo es ferroviario jubilado y siendo niño una vez me llevo a la estación y pasamos la noche en las casillas que poseia el ferrocarril, tengo lindos recuerdos de eso.
Un abrazo.

Menisquito.

Menisquito. dijo...

Muy buenas las fotos como siempre Roman. Me alegro que hayan podido llegar al objetivo de la jornada a pesar de las peripecias de transitar por márgenes de ríos.
Un abrazo.

Menisquito.

Anónimo dijo...

¡Hola menisquito! gracias por tu comentario, che, ¿y cuando vendrás a Salta? ¡Por aqui te esperamos para subir algún cerro!

Menisquito dijo...

Espero pronto poder ir a Salta.
Un abrazo.

Menisquito.