Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





lunes, 29 de octubre de 2007

Cumbre en el Torreron de La Cuesta


(Click sobre la foto para ver en tamaño original)

VIDEO de la cumbre.



Una aventura al Torreón
¡Saludos afectuosos a toda la gran familia del CAM! El sábado 29 de octubre nos reunimos en la Escuela Normal para salir hacia “Las Margaritas” y realizar el ascenso al Torreón. Los siguientes compañeros llevaron sus autos: Francisco (novio de Daniela), Alejandro Abelenda y Daniela. En total estábamos 14 amigos, además de los ya citados: Panchito y Sandra Gómez, Walter, Yuval, Fernanda (amiga de Daniela y quien la visitaba desde Bs. As.), César (primera subida a un cerro para él, igual que para Fernanda y Francisco), Santiago, Rocío, Paula, yo, y como guía Sebastián del Val.
Salimos pasadas las 7 y en el auto de Alejandro nos acomodamos Paula, Santiago, Sebastián y yo. Como estábamos adelantados con respecto de los demás, los esperamos justo donde termina el pavimento en un arroyo, a unos 10 Km. de Chicoana. Nuestros amigos no aparecían lo que ocasionó que Alejandro diera vuelta para buscarlos. En unos minutos nos encontramos con Francisco haciendo señas a su motor, y nos detuvimos todos a la orilla de la ruta. Se le había roto la banda del motor que mueve varios componentes (no se nada de mecánica pero la bendita banda hacía imposible que siguiera avanzando sin riesgo de sobrecalentar el motor). Francisco estaba desolado porque pensaba que había echado a perder la subida al cerro.
Después de evaluar las opciones (arrastrarlo, no había señal de teléfono, que unos se volvieran…) se convino en que Francisco se regresara a El Carril con su auto (era de bajada) y que lo escoltara otro. Así, Yuval acompañó a Francisco y Alejandro con Santiago los escoltaron. Los demás nos quedamos a la orilla de la ruta, acompañados de la paz del lugar, el río, los cantos de todas las aves, especialmente una bandada de loros. Como demoraban, César sacó un panqué esponjoso que todos disfrutamos, a esto varios opinaron que entró con el pie derecho al Club, y que pronto dejaría de llevar exquisiteces buscando menos peso en la mochila. Como seguían sin aparecer nuestros amigos (cada auto con turistas, salteños, y vehículos militares que pasaban nosotros esperábamos que fueran ellos), empezamos a buscar alternativas para pasar el día… comprar carne y hacer un asado allí a la orilla del río, o pescado, unas truchas… las chicas y César bajaron al río, y al cabo, regresaron nuestros amigos con la buena noticia que Yuval contactó un mecánico en El Carril y que el auto de Francisco estaría listo al regresar, Sebastián dijo que estábamos en tiempo para subir al Torreón y allí fuimos, tras conseguir un aventón en una camioneta Ranger que nos llevó a Rocío, Francisco y a mí en la caja y a Yuval adelante, y los demás en los autos de Alejandro y Daniela. EMOCIONANTE fue ir agarrado con todo a la caja por la velocidad que el amigo de Molinos le imprimía a su vehículo, rebasando turistas y militares que antes nos habían visto sentados a la orilla de la ruta.
Espero no haberlos aburrido con “la previa” al relato de la subida, pero el día de aventura estuvo marcado por estos imprevistos (y otros que iré detallando) y la determinación de subir a la montaña nos hizo superarlos.
Una vez en “Las Margaritas” Rocío bromeaba con gastar a los demás por llegar demorados… y es que en verdad el amigo de Molinos avanzó a mayor velocidad que el resto. Yuval encontró a unos amigos porteños, se puso a conversar con ellos (andaban en un viaje de turismo a Cachi) y como veremos adelante este encuentro nos ayudó al final de la jornada.
A las 10:30 encaramos al cerro y Sebastián imprimió un ritmo tan adecuado a todo el grupo, que éste no se separó en todo el día. Pasamos por “el último árbol” al cual me cuentan que Armando hizo referencia cuando indicaba el camino en la sede del Club. Pero el cielo azul que nos despidió de la ciudad se cubrió con nubarrones grises que empezaron a dejar caer su carga obligándonos a sacar las camperas… y seguía lloviendo cada vez con más intensidad. A tal grado que Sebastián se detuvo y empezamos a sopesar la posibilidad de regresarnos, que la salida había empezado mal y así seguía pero continuamos, y al poco rato se terminó la lluvia. Una gran roca servía de refugio a las vacas, y cuando vi que los pájaros volvieron a salir de sus refugios, me ilusioné con la idea que ya no llovería más en el día. Y así fue.
La espectacular vista de la pared que llaman el trasatlántico, la roca en su extremo que parece que se va a caer, el cruzar la cerca al doblar el cerro en el faldeo, todo el grandioso paisaje nos fue llenando la vista, el sonido que provocaba el viento en la quebrada, que se confundía con el de un río, y empezar a trepar al lado de la cerca, una parte bastante empinada, que nos demoró por afianzar con cuidado cada pisada. Y después, subir esa roca tan complicada ayudados por la cuerda que llevó Sebastián, la comicidad de no conocer la técnica y trepar como Dios nos dio a entender, (pero ahora, ya vimos como Sebas y Santiago lo demostraron y falta seguir practicando), Rocío y sus problemas al encarar esas rocas, el reagrupamiento y continuar ahora admirando los cóndores que volaban después de la lluvia.
Al llegar a un grupo de rocas justo antes de la parte empinada que es la final para llegar a la cumbre, Sebastián preguntó si queríamos continuar y comer al bajar, o comer y subir después. Optamos por lo primero, y después de advertir que la vista es bastante pesada para los que padecen vértigo, Sebastián comenzó a subir en zig-zag la pared en la cual nos empezó a golpear el viento. César se quedó con las mochilas, ya que subimos con el menor peso, solo con agua, cuerda y cámaras fotográficas. Panchito y yo cometimos el error de ir con pantalones cortos y si esto nos había molestado en todo el camino, aquí pagamos el precio de la equivocación: entre los pastos crecen arbustos tan espinosos que mis pantorrillas parecían trepadero de mapache (o el sillón favorito del gato de la casa). Tras pasar por dos o tres partes peligrosas volvimos a usar la cuerda para el último esfuerzo a la cumbre. Reagrupándonos de a poquito, subimos los 13 al pequeño espacio que corona el esfuerzo, ¡y vaya si disfrutamos llegar, después de las complicaciones!.
Besos y abrazos, aplausos, fotos, mas abrazos y besos, mas fotos, hay un libro en la cumbre, “Los diez mandamientos” dañado por los elementos, la vista, sin palabras para describirla, la alegría, la emoción, ha sido uno de los cerros mas lindos que he podido subir. En verdad es un cerro hermoso, de unos 900 m de desnivel de acuerdo a Santiago, lo cual nos permitió llegar en unas 3 horas y media y bajar en menos tiempo.
El viento nos volvió a golpear al bajar de la cima y devoramos todo lo que habíamos llevado, incluidas una frutillas con naranjas que compartió Paula, y las aceitunas negras que convidó Santiago. “Barriga llena, corazón contento”, y además con sol, y emprendimos el regreso. Pero la aventura no terminaba, porque a Sebas le había comentado un conductor de un “Marcos Rueda” en “Las Margaritas” que no habría colectivo de las 5 p.m. y bajábamos con esa preocupación.
Alguien vio un “Marcos Rueda” en “Las Margaritas”, justo al llegar al “último árbol”, y en poco tiempo arrancó. Apretamos el paso con la esperanza de que llegara otro colectivo y poder abordarlo. Y en efecto, otro colectivo apareció en la lejanía, y los más adelantados bajamos corriendo el último tramo: Francisco, Alejandro, Sebastián, Yuval, Panchito y yo. Pero el colectivo no era otro sino el mismo de turistas porteños que estaba en “Las Margaritas” a las 10 de la mañana, y en el que Yuval tenía a sus amigos, y el conductor nos permitió amablemente abordar y sin aceptar ningún pago, a tres de nosotros, Panchito, César y yo, bajando en el Carril. Vayan nuestros agradecimientos al amigo de Molinos y al coordinador de este colectivo, porque sin su ayuda todo se nos hubiera complicado aún mas… ¡ah!, y al trío de gallegos que llevaron a Francisco y Sebastián a El Carril en su auto.
Los que veníamos en el colectivo fuimos los primeros en llegar a la YPF de El Carril para el tercer tiempo, y como la veda amenazaba con empezar, y extremadamente preocupados por ello, comenzamos con las cervezas. En breve fueron llegando los autos, y al final Francisco y Sebastián con el auto arreglado. Risas, más cerveza, empanadas salteñas y árabes, más risas y más cerveza, fueron la alegre conclusión de un día que había comenzado con imprevistos negativos, ampliamente superados por los imprevistos positivos y nuestras ganas de subir la montaña. Gracias a mis compañeros por su amistad, y gracias al Club por reunirnos. ¡Hasta pronto!
Román Luna Anaya


Para ver fotos de Roman click --> AQUÍ <-- .
Para ver fotos de Daniela, click --> AQUÍ <-- .
Para ver fotos de Rocio Azul, click --> AQUÍ <--
Para ver fotos de Yuval, click --> AQUÍ <--
.

11 comentarios :

Menisquito dijo...

Qué linda foto. catorce personas en la cumbre del Torreon, buenísimo.
Felicitaciones a todos.

Menisquito.

Azul dijo...

Que buena la foto del grupo!!! Como siempre, resulta un placer compartir con mis compañeros otra aventura....y espero que sean muchas mas..

seba dijo...

Espiritu de Equipo: 10 mas IVA. vamos por massssssss!!

MarceloR dijo...

Felicitaciones a todo el grupo por la cumbre en el Torreón. Muy lindo el video Seba. Un fuerte abrazo.

Menisquito dijo...

Que bueno el vídeo, había algo de viento en la cima a juzgar por el cabello de algunas de las chicas.
Lindo el lugar y la vista de lo poco que pude apreciar en el vídeo. Seba fuiste vos de guía?
Todo un master de la montaña usted.
Mis felicitaciones y alegría por como van descubriendo de a poco la montaña los compañeros que han empezado hace poco la actividad.
Honren la montaña, cuiden nuestro medio ambiente.
Desde Mendoza un abrazo.


Menisquito el caballero de la triste figura.

Daniela dijo...

Buenísima la salida del Sábado!
Un cerro fabuloso y un grupo increíble. Gracias a todos!!
Nos vemos el miércoles
Saludos!!!

Noticam, boletin digital dijo...

Tal cual como comenta Roman, mas problemas q manual de 4to grado. pero superamos todos los percanses con Trabajo de Equipo q es uno de los principios mas fuertes de esta actividad, como dije mas arriba, Vamos por mas!!!!!!

Menisquito dijo...

Caramba que jornadita!!!
Interesante la predisposición del grupo para aguantar a los compañeros que tuvieron que bajar al Carril y buenísimo el cálculo de Seba para continuar con el plan inicial de ascenso al cerro.
De otro posteo sabía que tiene pasos complicados y expuestos, me alegro que hayan podido superarlos sin mayores sobresaltos. Vos Roman sobre todo que ví en un posteo, hiciste prácticas de escalada en roca con la técnica de top rob y rapel, coincidiras que te ha dado mayor confianza para manejar el vertigo en estás situaciones.
Yo les llamo a la lluvia, nieve, viento, etc., caricias de la naturaleza poco ortodoxas y gracias a Dios en algún momento pasan. Por suerte la lluvia no duro mucho. Hay gente piola Roman que te da una mano para acercarte, ojala que sí nosotros estamos de ese lado alguna vez y nos toca dar una mano recordemos estos hechos y retribuyamos la atención. Yo en penitentes tuve que padecer o disfrutar según se vea, un viento bastante fuerte. Me acorde todo el día de ustedes y ni remotamente me imagine que hubieran tenido que pasar por esas dificultades. Cuando hice mi cumbrecita en el Mogote Negro me acorde de ustedes y en el corazón compartí ese moemento. Buen ritmo para meter un desnivel de 900 metros en tres horas y media, yo creo que iria un poco más lento, entenderas que a mi edad me cuesta más moverme, pero bueno, todavía nos movemos.
Felicitaciones Roman, muy bueno el relato y vayan por más.
Desde Mendoza un abrazo.

Menisquito.

Pau dijo...

Espectacular la salida del Sabado! Mucho mas alla de los paisajes, re imponentes, fue muy placentero estar con el grupo; todos pusieron la mejor onda y fuimos sorteando las dificultades una a una.
Seba estuvo de 10, a un ritmo en el que todos ibamos comodos, y dandonos seguridad con lo de las trepadas a los que no tenemos experiencia...Gracias a todos, la pase genial!
Por muchas mas salidas!!!

Marcelo dijo...

Que bien che, tenemos un montón de fotografos con muy lindas fotillos espero que todos participen en el concurso de fotografía. Un fuerte Abrazo pa´ todos. ;-)

susana dijo...

Felicitaciones a todos!. Muy buena onda para superar los percances. Muy buenas las fotos, aunque hay un tipo de barba....que me parece sospechoso...Lo conocen?.
Saludos a todos desde Bs. Aires, y que sigan con las aventuras.
Susana.