Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





miércoles, 17 de octubre de 2007

Pequeños arqueólogos en un gran museo -Act 19-10-07


Fotos gentileza Christian Vitry



¡Están locos!, es exactamente lo que pensé, cuando me dijeron que ponga en el programa del Curso para Niños una actividad en el MAAM denominada “Pequeños Arqueólogos”
¿Sabrán los grandes arqueólogos que se trata de pequeños arqueólogos de no más de 12 años?, ¿sabrá la comisión directiva que son pequeños arqueólogos que se portan pésimo?, ¿sabrá la Colorada Isasmendi que los pequeños arqueólogos son impresentables en un museo de tal envergadura?
En fin, como no pensaba ponerme a despejar tantas dudas, puse la actividad en el programa y me senté a esperar el desastre. Quizás el CAM y el MAAM aprovechen las ruinas que queden de la actividad para experimentar arqueología.
El sábado 13 por la tarde fui a contemplar el cataclismo y me encuentro con un maravilloso grupo de veinticuatro niños, sentaditos en respectivos almohadones, escuchando atentos y disciplinadamente una clase de “arqueología”.
¡Que hermosura de brazos levantados para hacer preguntas y comentarios!, ¡que auténtico y espontáneo entusiasmo por aprender!. La señorita diciendo del modo más simple las lecciones de la ciencia; los chicos disfrutando de la explicación y más manos levantadas y más voces diciendo “yo seño”, “yo seño”.
Después de la clase vino la práctica, en la vereda del museo, donde debieron buscar en cajones de arena los testimonios de otros tiempos y dibujarlos y documentarlos. Todos manos a la obra, colaborando, usando la técnica tal como se las habían enseñando. Las manitos hábiles y curiosas iban de la arena al papel, del pincel al lápiz, de la pieza de cerámica al dibujo y al comentario y a las exclamaciones y al entusiasmo por lo que descubrían.
Para terminar la interpretación en el “laboratorio” y el “informe” que cada grupo hizo sobre su trabajo, con todo el orgullo de un buen arqueólogo
¡Bien merecido tuvieron el vaso de yogur y el alfajor que recibieron como premio!
¿Qué puedo decir ahora?
Simplemente que fue una experiencia maravillosa, que felicito a la gente del MAAM en la persona de Cristian Vitry por esta fantástica iniciativa, a él y sus colaboradores (no registré los nombres pero participaron cuatro seños y un ayudante de acarreo de materiales). Gracias por este espacio de aprendizaje y por las puertas abiertas de ese MAAM al que sentimos como un lugar en la montaña, nuestra amiga, la montaña
Y un HURRA, inmenso y agigantado en el eco de las montañas, para los PEQUEÑOS ARQUEÓLOGOS
¡LO MEJOR PARA UDS. COMPAÑEROS!

Patricia C. Moreno.-

2 comentarios :

Menisquito dijo...

Muy bueno Pato, que lindo que se haya podido conseguir eso.
Adelante con el cursito y que les suceda lo mejor.

Menisquito el eterno niño.

Anónimo dijo...

Hola Pato! Es emocionante leer tu relato, y van también mis felicitaciones a todo el equipo del MAAM y del CAM por el curso para niños. 'Román