Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





miércoles, 14 de noviembre de 2007

Cerro Negro, Cachi (o Malcante)

(Fotografias enviadas por Marcelo Grande)

Menisquito, agarrate que llego tu competencia!!

Relato de una Cumbre Deseada!!
O
Crónica de un principio de edema anunciado!! (Jeje)

Me han honrado en poder realizar este mi primer relato, coincidentemente de mi primer alta montaña. En virtud de ello, creo poder destacar que el sentimiento que mas se ha compartido con mis compañeros del Curso CAM Montaña 2007, ha sido el gran anhelo de poder realizar un Alta Montaña. Y es que nos venia resultado esquivo y hasta frustrante el haber organizado dos salidas anteriores con el fin de aprobar la ultima bolilla del curso, e indefectiblemente habíamos vuelto con medio bochazo cada uno ( Cerro Negro en San Antonio de los Cobres y Acay Chico)
Es así, que con mas tozudez y decisión que otra cosa, los que pudimos ser de la partida, (Santiago y Rocío no pudieron sumarse aun con muchas ganas de acompañarnos), salimos el viernes 9 de Noviembre en dos tandas rumbo a Malcante o Cerro Negro en Cachi.
El primer grupo, para no perder la costumbre, nos juntamos en la escuela Normal apenas pasadas las dos de la tarde. Don Marcelo Grande alias “el Pelao” presto a realizar su cuarto intento al Cerro Negro gentilmente me busco por mi casa, no restando sobrado asombro al ver la cantidad de equipaje que había que acomodar en su “ muy cuidado” súper móvil!
Al llegar a la escuela Normal ya esperaban Walter ( no Wayar); Román y el Dr. Alejandro. Un rato después apareció el Presidente, también en su súper cuidado móvil, junto a Mariano el pampeano.
Acomodamos todo en los autos y partimos rumbo a Cachi, previa parada obligada en la Shell de Limache para un rico helado antojado por la escribiente.
Mucha risa y humor acompaño el viaje de ida, con un par de paradas técnicas. La tarde estaba muy clara, lo que nos permitió apenas iniciada la cuesta del obispo poder ver con toda claridad la imponencia del Cerro Negro… la verdad es que se mostraba increíble desde abajo.
Tomando el camino que Marcelo recordaba, luego de hacer 24 km en medida métrica nacional, 8 Km en medida métrica de Marcelo Grande, llegamos a la base del Cerro. Ubicamos las camionetas exactamente al lado del cartel del parque nacional que prohibía hacer campamento … jeje.
Una vez determinado el lugar a acampar, bajamos las carpas y comenzamos a montar campamento. Con una carpa menos, que no pudimos armar, quedamos a la espera de la llegada de Fernando “caridiáblo”, Pancha; Pancho (de Daniela) y Yuval, quienes cerca de las 8 y media ya tomaron contacto por radio con nosotros.
Después de compartir ricas sopas, fideos a la olla, mate con galletas y un frustrado te de coca a causa de un calentador de dudosa calidad y procedencia de Yuval, todos a las carpas a dormir, el Cerro Negro nos esperaba…
Amanecimos a las 5 y media de la mañana, el cielo a esa hora era casi indescriptible, lleno de estrellas todavía y con algunas luces de la mañana ya asomándose. Para las 6 y media ya estábamos todos listos y prestos a iniciar el ascenso.
El grupo se mantuvo junto y a buen ritmo las primeras dos horas. Lamentablemente Yurbal comenzó a sentirse mal, sin fuerzas, por lo que decidió regresar al campamento el cual todavía estaba a la vista.
El resto del grupo continuamos subiendo- El clima y el ambiente acompañaban el faldeo considerablemente empinado. A las tres horas y media de ascenso pudimos ver bien a lo lejos la antena que coronaba la cumbre, lo cual nos dio, creo que a todos, renovados ánimos para seguir con la escalada.
Y aquí comienza a desdibujarse mi relato, ya que, de las conclusiones que pudimos sacar al fin del día, a falta de hidratación (total irresponsabilidad mía de no advertir que iba consumiendo muy poca agua en el ascenso) llegue muy agotada a la cumbre.
Recuerdo si perfectamente que había mucha emoción en todos, sobretodo en Walter, Alejandro y Román ya que era nuestra primer cumbre de Alta Montaña, como también Marcelo Grande quien después de 3 intentos fallidos lograba llegar. Recuerdo los abrazos y alguna que otra lagrima de emoción.
También recuerdo haberme recostado a dormir, ya que estaba demasiado cansada, resto de los recuerdos los guardo bastante desordenados.
Si sirve de experiencia para todos, lo que más sentía era un fuerte dolor de cabeza, en la frente y en la nuca, un gran cansancio, muchas, muchas ganas de dormir y la vista totalmente nublada.
Recuerdo que Pancha y el Presi me sujetaron de la mochila y de alguna forma comenzamos a bajar. La única idea fuerte que lograba mantener en mi cabeza era la necesidad de mantenerme despierta para poder seguir descendiendo, sabia que al bajar me iba a sentir mejor.
Se que pudimos bajar por unos sayos al borde del cerro, y que a medida que bajábamos mi estado mejoraba. Reconozco que al llegar al pie del cerro, justo sobre un arroyito de agua helada dónde terminamos todos metiendo las patitas, ver la camioneta de Fernando con Mariano acompañándolo me izo sentir mucho alivio. El dolor de cabeza había desaparecido casi por completo, lo único que permanecía era el cansancio.
Volvimos motorizados hasta el campamento, desarmaron las carpas, y digo desarmaron porque mi coordinación motriz dejaba mucho que desear. El Dr. Alejandro me administro la 5° pastilla del día, ( Solo Dios sabe los fármacos que ingerí en esa jornada, pero creo que ni moquillo me voy a pescar este año!! Jejej), montaron todo en las camionetas y partimos hacia Salta.
A las 8 y media después de bajar la cuesta del obispo con una niebla considerable, nos juntamos todos para el famosos Tercer Tiempo Montañés en el Carril, dónde compartimos unas ricas empanadas y bebida espiritual para recomponer el alma!!
No quisiera terminar este extenso relato, (creo que después de esto nunca mas me pide que relate nada-..) y dejando por un momento de lado el humor, sin destacar los aprendizajes y las enseñanzas que este cerro me dejo.
La montaña es nuestra amiga, pero uno debe ser muy responsable para que esa amistad se mantenga. El no haberme hidratado lo suficiente izo que no solo yo pasara por un mal momento, si no que también produjo que todos se preocuparan y no disfrutaran como es debido el descenso de la montaña.
Si bien mis recuerdos son bastante desordenados, si hay algo que recuerdo perfectamente y que no me voy a olvidar, es que en esta experiencia viví a pleno el lema del club, porque ante mi situación, todos, absolutamente todos de alguna u otra forma pensaron en LO MEJOR PARA EL COMPAÑERO, ya sea los que armaron un grupo para bajar mas rápido, como los que se quedaron y asumieron la responsabilidad de que yo llegara bien a la base del cerro.
Me queda de consuelo lo que alguna vez dijo el Presidente dijo en el curso, el que va a la montaña y nada le sucede, solamente fue a la montaña, el que va y le suceden cosas y de ellas aprende, se va formando como Montañista… creo que no solo yo, sino el grupo entero aprendimos mucho de montañismo en esta salida, en los errores y los descuidos que no hay que cometer, como fue el no hidratarme bien, como así también de lo fantástico que es alcanzar una meta tan deseada rodeada de amigos y afectos con los cuales compartirla.

Gracias por su paciencia en la lectura.
Un muy cariñoso afecto a todos!!!!
Glamorosa al Corticoide!!!!



OTRO RELATO DEL CHAVO

Un saludo afectuoso para todos nuestros amigos del CAM. Como ya saben, varios novatos tuvimos la enorme alegría de alcanzar la cima de nuestra primera alta montaña el sábado pasado. Ahora hablaré en primera persona para describir lo que significa el logro. Tuve la precaución de tomar Diamox y en verdad me previno los síntomas de la puna, solo tuve dolor de cabeza ya en el descenso pero no se compara con lo que sentí en otras oportunidades a más de 4000 m. Por otra parte, no pude dormir como se debe por la ansiedad y el duro piso. Pancha volvió a ayudarme esta vez con una campera sin la cual no hubiera soportado el frío, ¡GRACIAS! La primera parte del ascenso fue relativamente fácil, pero los últimos 200 m de ascenso (un kilómetro “y monedas” de recorrido, creo) faldeando el filo realmente fueron cansados y con mucho cuidado de afianzar cada paso. Cuando llegué arriba, muy alegre, me reagrupé con varios, la Glamorosa por delante, Ale, Walter, estaba muy, muy emocionado y a cada abrazo de mis amigos les dije “¡ES MI PRIMER CINCO MIL!” y no era para menos, el paisaje arriba es EXTRAORDINARIO, el cielo más azul, en fin, una experiencia muy hermosa, además, compartida (que es lo mejor) con nuestros amigos, también fue muy emotivo porque para Marcelo Grande fue el cuarto intento, esta vez exitoso, de subir este cerro. Después de comer y hacer la siesta, fui el primero en anotarme en la libreta, porque no veía que nadie se animaba y seguía ansioso, así que todos firmaron y empezamos el regreso. Otra cosa importante que aprendí es que unos cuantos metros de desvío en la cima del cerro, equivalen a varios kilómetros errados cuando estamos a nivel de la base. Así que me fui detrás del grupo que salió deslizándose por las rocas, y Mariano se quedó a esperarme porque quedé en medio de este grupo, y del de atrás que venían cuidando a Carolina. Felizmente, Carolina estaba más recuperada cuando llegaron a la base, y en el tercer tiempo ella fue quien coordinó que en la YPF de Cerrillos nos alimentaran adecuadamente. Un abrazo para todos, ¡nos vemos el miércoles!

ROMAN LUNA ANAYA

Para ver FOTOS click --> AQUÍ <-- .

10 comentarios :

marcelo grande dijo...

Muy lindas tus palabras Glam, emociona leer el relato, pues el abrazo en la cumbre y el espectáculo que allí brindaban nubes y viento en pugna era indescriptible. Creo que una de las enseñanzas que este ascenso nos deja es que absolutamente todos debemos intentar "controlar o limar" nuestro temperamento en la alta montaña y en su mérito acatar las enseñanzas del curso de manera disciplinada, esto es si nos enseñaron que el A - B - C de la actividad es cuidarnos en extremo primeramente del frío, eventualmente del sol y en todo momento hidratarnos, lo debemos cumplir a rajatabla y estar concientes de ello.- En mi caso, este año me insolé en el Cámara pues "colegí" que a esa altura ello no era posible.....

Menisquito dijo...

Me emociono tú relato Galmorosa, que lindo que hayas podido cumplir la meta tan anciada de un alta montaña y no era de esperar menos de los AMIGOS DE LA MONTAÑA, lo escribo con mayuscula porque se lo merecen, que te ayudaran en el descenso.
La montaña es así Glamorosa y adhiriendome al comentario de Marcelo yo casí me congelo un dedo de la mano en mi actividad del sábado pasado.
Me alegro por tí y por todos los que experimentaron caminar y soportar el rigor de la montaña por encima de los 4500 metros.
Te deseo mucha montaña más.
Desde mendoza un abrazo.

Menisquinito con diagnóstico reservado.

Anónimo dijo...

Hermoso tu relato Glam...en verdad me hiciste emocionar....y este fue un pequeño paso para tu gran anhelo..Acay Grande..espero ahi poder acompañarte.
Besotes

Anónimo dijo...

Hola Caro! hermoso tu relato, y comparto contigo que aprendimos mucho en esta jornada, sigo contento por el 5000 alcanzado :) y pese a mi oscura piel yo también me quemé LA CARA (el viento tan frío y seco contribuyó) asi que ahora prometo usar protector solar.

Anónimo dijo...

Que grande Glam!!!!! barbaro el relato....fue una experiencia inolvidable para todos.....desde ya que hemos aprendido mucho este fin de semana.....llevamos la teoria (que habiamos aprendido en el curso) a la practica real....y eso no se olvida!!!!
Por muchos mas cerros...

Abrazos a todos los que nos acompañaron y permitieron que esto se pudiera dar..
Alejandro

Sebastian dijo...

Mil felicitaciones a todos, los q hicieron su primer 5mil, se lo merecen por el duro trabajo de todo el año. ojala me lleven a conocer algun dia ese cerraso.
vamos por masssss!!!

Anónimo dijo...

Muy buenas fotos amigo Roman, lo de la revista es un fotoshop no?
Muy bueno, juaaa.

Un abrazo.

Menisquito.

Marcelo dijo...

Muy buenas las fotos Román, me gustaron las ediciones que les hiciste! ta guena la tapa de revista! ;-)

susana dijo...

Felicitaciones a todos!!!. y en especial a Alejandro.
Grande Ale!!!!, desde Buenos Aires, un cariñoso saludo a todos.
P.D. la tapa de la revista....buenísima!

croca dijo...

Hola a todos, con unos amigos tenemos intensiones de intentar el nevado de ACAY, pensamos hacerlo en la semana del 22 de julio de 2008. Alguien puede ser tan amable de darnos alguna idea de la ruta de ascenso?, mas o menos donde comenzar ell trekking, donde dejar nuestros vehiculos, y explicarme un poco el estado de la ruta de ascenso, digamos si hay agua, donde acampar, etc.. Gracias de antemano. Saludos