Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





lunes, 27 de octubre de 2008

Cerro San Miguel de La Poma



Relato de Ascensión
Cerro San Miguel de La Poma
(5540m)


En Semana Santa subimos con Pancha el Nevado de Acay,.

Durante su ascenso, a mitad de camino por el filo que lleva casi en Línea recta a la cumbre, encontré una Cruz, de madera de unos 80 cm por 1,30 m de alto, la misma estaba semi enterrada entre las piedras y cubierta de hielo, Pancha la desenterró y yo la transporte hasta la cumbre, donde quedo con otras tres que había.

En la misma estaba la inscripción " Cerro San Miguel" , su altura y dos nombres; López y Pastrana, año 1983, supongo hecha por estas personas.

Nos preguntamos con Pancha, porque estaba en el Acay si decía San Miguel, y porque en este lugar, es casi imposible confundir estas dos montañas y muy lejos una de la otra como para unirlas. Sin embargo con el tiempo y averiguando entre los montañeses descubrimos que estos "andinistas", querían unir estas dos montañas, y por eso suponemos que por alguna razón desistieron del intento y dejaron la cruz para otro ascenso.

Fue entonces que cargando la cruz, la lleve hasta la cumbre del Acay y ahí quedo.

Después de haber bajado y en el relato de la ascensión del mismo, pedimos que si alguien subía que la bajara, pues correspondía que estuviese en el San Miguel

Esto también era un muy buen motivo para un día organizar una Expedición al San Miguel.

Paso el tiempo y me encontré con mi amigo Nico Pantaleón quien me comento que alguien que habia leído nuestro pedido, lo había cumplido, habían bajado la cruz "San Miguel" desde la cumbre del Acay. Javier Echenique, un joven, del Club Janajman

Decidimos entonces con Pancha ir a subirla, esperamos hasta que hubiese un fin de semana largo para organizar el ascenso 11, 12 y 13 de Octubre, próximo pasado.

Cursamos algunas invitaciones pero finalmente y después de conocernos con Javier, salimos, Pancha López, Magdalena Torino , Javier Echenique y yo, con el objetivo de subir Partimos desde Salta a las 8 hs. del sábado 11, con destino a La Poma, principal asentamiento humano en el inicio de los Valles Calchaquíes. Habíamos recogido algo de información al respecto, tanto de Nico (Ruta de la Quesera), como de Cristyan Vitry por la Quebrada de Tomayo, " la primer Qda importante, después de pasar la Esquina Azul". Esta fue entonces la ruta elegida, dado que es la primera que aparece después de la Poma.

Cruzamos el cartel, Esquina Azul, luego el de Cardonal y finalmente el Saladillo. Apareció la Qda. Imponente y alta frente a nosotros, e inmediatamente dejamos el vehículo en unos corrales de piedra y a las 13 hs. Iniciamos la marcha Quebrada adentro.

Fuimos ascendiendo lentamente entre dos arroyos que bajan desde las grandes montañas del fondo, una de las cuales según nuestras apreciaciones debía ser el San Miguel, la otra de la izquierda después nos enteraríamos que se llama Santa Bárbara.

Luego de mas de dos horas de ascensión y transitando un camino absolutamente desértico producto de un gran incendio, que lo ha desvastado todo 4169mts, ahí encontramos un gran corral circular de piedras totalmente quemado y aquí la quebrada principal se divide en tres, siendo la de la izquierda la mas importante y la del medio la mas estrecha y empinada. Tomamos la de la izquierda porque vimos un importante circo al final de la misma, tal como nos lo había dicho Cristian, después nos daríamos cuenta que la que hay que tomar es la del medio.

Finalmente alcanzamos nuestro objetivo de la primer jornada a las 18 hs. Cuando llegamos al lugar donde nace el arroyo, que nos proporcionaría

Fue tan duro subir hasta aquí como proporcionarnos un lugar para dormir, el desnivel y el tipo de terreno nos hizo trabajar mas de la cuenta, para improvisar un par de terrazas donde colocar nuestras carpas.

A las 6 horas iniciamos nuestra marcha, primero ascendiendo el resto de la Quebrada para torcer a la izquierda y montarnos al filo utilizando una senda de guanacos. Para estupor nuestro cuando llegamos al filo, que presumíamos nos llevaría a la cumbre, descubrimos una amplia Quebrada debajo (la que habíamos visto escarpada al medio de las tres que aparecieron ayer) que nos separaba del filo cumbrero, aprovechando el sendero por el que habíamos subido descendimos suavemente para cruzar la quebrada e inmediatamente treparnos a la siguiente. Esto no resulto fácil, ya eran las 8 de la mañana y después de luchar bastante con los pedreros que bajan del filo, logramos alcanzarlo, eran las 10 de la mañana, el viento empezaba a hacernos compañía y a obligarnos a abrigarnos.

Este filo, de color gris parduzco ascendiendo vertiginosamente hacia la cumbre, no sin antes sortear 7 u 8 promontorios de piedra cual obstáculos hacia el final del mismo donde veíamos levantarse el pico final. Hacia ahí íbamos, hacia ahí apuntamos, bajamos la cabeza y empezamos el largo e interminable filo.

A las 13,50 habíamos alcanzado el ultimo promontorio de piedras sueltas, y cuando nos disponíamos a festejar la obtención de la tan ansiada cumbre, vimos que a lo lejos, no menos de 1,5 Km. hacia el Norte se erigía otro pico algo mas alto con un largo y escarpado filo entre ambos, la desilusión se apodero de nosotros, Pancha muy cansada decidió entonces que su cumbre era esta, la sur del San Miguel, a 5.450 msn y Javier y yo, calculando cuanto nos demandaría lo que faltaba emprendimos casi corriendo a pesar de nuestro cansancio el derrotero final. El filo por momentos se hace tan delgado que no hay forma de no avanzar un pie tras el otro pues no debe de tener ni 40 cm por momentos de ancho. Descendimos unos 60 metros de desnivel para rápidamente volverlos a ascender.

Finalmente después de 40 minutos, que nos parecieron mucho menos alcanzamos la cumbre Norte, verdaderamente la mas alta del cerro, la cumbre del San Miguel de La Poma.

Eran las 14.50 hs. cuando nos abrazamos en la cumbre acompañados por un intenso viento que no había dejado de soplar en todo el ascenso. Rápidamente abrimos una botella plástica que guardaba un testimonio del mes de Agosto del 2007 de dos integrantes del Club Janajman lo que provoco la alegría de Javier, y también mía por haber logrado el objetivo de traer hasta aquí la cruz que algún día López y Pastrana soñaron con dejar en este lugar.

Instalamos la cruz, llenamos un comprobante de ascenso y tomamos las fotos de rigor para salir disparados una vez mas por el filo, debíamos alcanzar a Pancha cuanto antes, no se sentía bien cuando empezó el descenso, el cansancio y algo de puna la habían hecho desistir de llegar hasta la cumbre principal, Volver al punto de partida en la cumbre sur nos deparo 35 minutos, e inmediatamente iniciamos el descenso por el largo filo que nos había llevado 4 horas subir.

Nos encontramos con Pancha en el abra señalada e iniciamos el descenso veloz por el gran sayo (acarreo fino) que baja hasta la quebrada.

En pocos minutos estábamos abajo y luego de atravesar un pedrero torturador retomamos la senda de guanacos que nos llevaría del otro lado, donde teníamos el campamento.

A las 18.30 hs., estábamos reuniéndonos con Magdalena en el campamento, el viento había hecho estragos con nuestra carpa y según Magdalena por momentos creyó que se la llevaba.

Deliberamos unos minutos y ante mi insistencia y mis pocas ganas de reconstruir la plataforma de nuestra carpa decidimos bajar. No quedaban fuerzas pero valía la pena el intento, teníamos no mas de 2 o 3 horas de descenso para estar en el vehículo, así que desarmamos corriendo todo e iniciamos la bajada, eran las 19 hs. había sol aun, y ya había asomado la luna, sobre el filo de los cerros, esto nos garantizaría luz cuando el sol se esconda entre las montañas del oeste.

El descenso fue lento, duro, pesado, nuestros pies sentían el esfuerzo de la subida, la ceniza, el polvo y las piedras no eran la mejor alfombra para bajar, pero igual la voluntad y la necesidad de dormir en una cama nos hicieron reponernos varias veces y seguir.

A las 22 hs., estuvimos en el vehículo, estábamos exhaustos pero muy felices, la luna ponía un matiz diferente a la noche y al relieve de las montañas.

A las 23 estábamos en la Poma golpeando la puerta de la Hostería Acay y rogando nos abrieran para descansar.

finalmente Margarita la Guía y encargada de la Hostería que con mucha paciencia y dedicación nos preparo las camas, nos calentó agua para bañarnos y hasta nos hizo una cena a base de carne y ensalada, sensacional....

No se que hora seria pero si se que nuestro dialogo con Javier se interrumpio sin decirnos ni buenas noches. Caminamos unas 15 horas y cumplimos con el objetivo: llevar la cruz a su lugar. Y destaco lo siguiente: el haber cumplido un ascenso personas de distintos clubes pero con un misma visión, la del abrazo amigo en la Cumbre.



Participantes:Magdalena "Pancha" López
Magdalena Torino
Javier Echenique
Fernando Santamaría



van las fotos enviadas por la "panchita":
.

3 comentarios :

Dardo dijo...

FELICITACIONES muy emotivo el relato, suban fotosss..Un abrazo.

vicuñita loka dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
javiechnique dijo...

Muy bueno el relato fer!!!!!!! Si la verdad que la salida estuvo de 20, la pasamos muy bien,creo que hicimos un buen grupo. Les mando saludos a Pancha y Magdalena. Nos estamos viendo y vamos por mas salidas asi, un abrazo.
javi Echenique