Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





miércoles, 10 de diciembre de 2008

Cerquita del Chañi a 5702 m.s.n.m.

Esta historia comienza hace unos meses, cuando con francisco “Pancho” Siciliano decidimos intentar el nevado de Chañi….Por algún u otro motivo siempre se nos escapaba la oportunidad de intentarlo, hasta que hace dos semanas, nos reunimos con Arturo “Turi” Arqued, y pusimos una fecha para tal empresa. El Fin de semana largo de diciembre. En esa misma reunión, hicimos los preparativos, organizamos las comidas, y todo el resto de la logística.
El día Viernes 5, partimos a las 22:00 rumbo al Moreno, pequeño pueblo cercano a las Salinas Grandes en Jujuy y vía de acceso al nevado. Luego de parar a comer en San Salvador de Jujuy, y de transitar kilómetros y kilómetros, llegamos al pueblo cerca de las 4:30 de la mañana. Inmediatamente armamos la carpa en una gran extensión frente al pueblo y nos dispusimos a dormir. Por la mañana y bajo un importante sol que nos iluminaba pudimos por primera vez visualizar las paredes verticales del lado norte del cerro que intentaríamos. El Moreno se encuentra a unos 20 Km de la base del cerro aprox.
Luego de desayunar, y rearmar las mochilas, comenzamos el acercamiento en la camioneta del Turi, la cual nos llevo por un camino bastante deteriorado y por momentos casi intransitable, a pesar de lo cual, el vehículo no tuvo grandes problemas. Llegamos hasta lo que es la mina o casa mochada. Lugar donde debe comenzar el ascenso a pie. La quebrada dispuesta frente a nosotros es la vía que lleva hasta el abra del Chañi y desde allí a la cumbre. El ascenso se hizo relativamente descansado, siguiendo las vegas de agua de la zona, hasta llegar al punto en el que se perdió el rastro, punto en el que decidimos armar nuestra carpa, para evitar el acarreo posterior del agua.
Tuvimos que preparar el terreno para poder armar la carpa, trabajo que bajo los rayos del sol de las 15:00 hs nos genero mucho cansancio y decaimiento. Luego de armarla, nos metimos en ella y comenzamos la importante hidratación, a pesar de lo cual, el calor era excesivo. La vista fenomenal, todos los cerros hacia el oeste y las salinas grandes….Un panorama único…
Las horas pasaron entre charlas y charlas y así también la cena (unos exquisitos fideos con jamón y queso) La noche permitió descansar muy bien al Turi y a pancho, no así a mi, que pase una de las peores noches en la montaña, apenas 1 hora de sueño, el resto, esperar que lleguen las 04:00 para despertarnos y comenzar el ascenso. Al sonar el despertador, todos arriba, y a preparar el desayuno, primer episodio de vomito para mi, (el te negro aunque sea a nivel del mar me genera vómitos, ya lo saben para cuando compartan una salida conmigo….jajaja)
Comenzó el ascenso, lento, nada de frio a esa hora y muchas nubes que de a poco fuimos sobrepasando, alguna esporádica llovizna y nada mas, pendiente larga, interminable, sin un cambio de ángulo, pasamos por un antiguo refugio, con múltiples construcciones incaicas...muchas fotos y miradas de una antigua civilización…. Socavones de minas en varias laderas del cerro, que de a poco fuimos sobrepasando, lentamente. Gradualmente el abra fue emergiendo entre las nubes hasta que desaparecieron y la luz del sol cada vez mas fuerte nos mostraba un interminable recorrido hasta su meta. Comenzaba el cansancio, el calor y en mi caso la poca ingesta de liquido (sin un motivo en particular) Luego de algunas horas llegamos al abra y desde allí, la vista nos dejo perplejos, una colosal pared (norte) del Chañi en todo su esplendor. Una caída de mas de 900 metros entremezclada entre hielo y roca, que al ascender se divide en tres grandes picos, Cumbre
principal, Cumbre central y Picos Ibáñez. Realmente imponente, a mi forma de ver uno de los cerros mas lindos que he visto. Desde el abra hacia el este toda la quebrada que lleva hacia Leon, al norte todos los picos secundarios del complejo del Chañi, todo un paisaje bellísimo. Nuevas fotos, miradas, emociones y también mas cansancio. Pero también menos distancia para la cumbre. El ascenso cada vez mas lento, mas pesado, por momentos casi agotador. La puna nos comenzaba a mostar sus efectos cada vez mas fuertes. Parada en la mitad de la ultima lomada antes del filo cumbrero y nuevamente un vomito, el cual automáticamente me hizo pensar en comenzar la bajada, a pesar de lo cual y luego de vomitar me sentí mejor y pude recién ahí comenzar a tomar el liquido necesario y adecuado, descanso para corroborar mi estado, miradas entre los tres y la decisión de intentar seguir con la sinceridad y el seguimiento permanente de mi estado, el cual
realmente mejoro, y por el cual continué lentamente el ascenso junto con mis dos compañeros quienes se sentían fuertes y con ganas de intentar la cumbre, si es que yo podía continuar, sino los tres bajábamos. Éramos tres los que subíamos y éramos tres los que bajábamos, la cumbre no era lo importante, éramos nosotros y el sentimiento de poder disfrutar y compartir una experiencia inolvidable. A pocos metros de llegar al filo cumbrero, pancho comenzó con un agotamiento y ligeros mareos lo que nos llevo a tomar un nuevo descanso que en mi caso termino de definir la situación, un tercer y ultimo episodio de vómitos, junto con un temblor de manos y un lenguaje balbuceante hicieron que tomara la automática decisión de comenzar el descenso, ninguno de los tres dudo un segundo, fuimos los tres los que lo decidimos. Bajar, solo esa opción era valida y así lo hicimos, previamente una fotos desde donde estábamos, una ultima mirada hacia ese
hermoso cerro y a descender … Seguimos hidratándonos y de a poco terminamos de mejorar el estado que teníamos. La bajada se hizo larga, pero a las 16:30 ya estábamos en la carpa, ahora una tormenta que incluía nevada nos amenazaba con los fuertes rayos que caian sobre las laderas de los cerros vecinos. La decisión era la misma, intentar llegar a un rancho en el medio de la quebrada para protegernos de los rayos cada vez mas cercanos. El descenso con todas las mochilas cargadas y a un paso ligero se hizo agotador, pero llegamos sanos y salvos al rancho cuya dueña nos brindo su máxima hospitalidad dándonos un te de hierbas de la zona con unos ricos bollos… Al terminar la tormenta continuamos el descenso hasta la camioneta, y de allí hacia el Moreno, pero dado que en este pueblo no encontramos lugar donde alojarnos , encaramos directamente hacia Purmamarca, lugar donde comimos y dormimos tranquilos. El Domingo luego de un desayuno bajo la
sombra de un sauce, partimos de regreso a Salta pero con una parada previa en el dique, que incluyo un riquísimo almuerzo. A eso de las 17:00 llegamos a salta, luego de un hermoso fin de semana, en el cual aprendimos muchas cosas, sobre nosotros mismos, sobre los efectos de una mala hidratación, sobre la amistad, y sobre todo del poder disfrutar de una salida con amigos donde el fin no es la cumbre sino el compartir con gente que uno quiere lo maravilloso de la naturaleza. Gracias a mis dos compañeros y amigos y gracias al CAM!!!!
Alejandro Abelenda



Fotos Turi Aqui

Fotos de Pancho Aqui

4 comentarios :

seba dijo...

Buenisimo compadres!!! epectacular, se ve la cumbre, estaban ahisito nomasssss. volveremos en marzo, vamossss por massssssssss!!!

Anónimo dijo...

Hijole estan buenisimas las fotos muchachotes los felicito besosssss Graciela

Guillermo dijo...

Buen intento, en mi opinion subieron demasiado rápido. Muy buenas fotos.
El 01/01 intentaremos nosotros una cumbre, un equipo de 2, el ascenso

Anónimo dijo...

EXPETACULAR LAS FOTOS ,excelente el relato , muy buena experiencia.FELICITACIONES. DARDO