Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





miércoles, 27 de enero de 2010

Intento al Piramide

NEVADO DE CACHI - INTENTO CUMBRE LA PIRAMIDE - 22/01/2010

El día viernes 22 de Enero partimos desde Salta a las 7:30 de la mañana Armando Lara, Alejandro Villa y yo, Alejandro Díaz Patrón, hacia Cachi para intentar la cumbre La Pirámide (5.300 m.s.n.m.) del Nevado de Cachi. Originalmente, la idea era hacerlo con la cumbre Meléndez ó La Hoyada (6.150 m.s.n.m.) pero por problemas laborales de uno de los integrantes decidimos ir menos días e intentar con la más baja de las cumbres del nevado. Llegamos a Cachi a las 11:30 hs., caminamos un poco por el pueblo, el cual estaba repleto de turismo por un festival que había ese fin de semana, tomamos sol en la plaza disfrutando del día agradable pero veíamos con algo de preocupación el cielo en dirección al nevado donde todas sus cumbres se encontraban cubiertas de nubes. Almorzamos en El Águila y partimos hacia Las Pailas a las 13:00 hs., llegando al rancho de Liquín a las 14:45 hs. por un camino en muy mal estado pero que se deja transitar. Nos calzamos las mochilas (pesadas por cierto) y comenzamos la caminata. La idea era encarar en diagonal hacia la izquierda directamente por la quebrada de Las Pailas y cruzando primero el río homónimo y luego el río Peñas Blancas. Pero a poco de comenzar, y luego de cruzar el primer río, la lluvia empezó a caer, el cielo estaba muy negro sobre nosotros con truenos que nos daban un mal presagio pero, hacia el lado de Cachi estaba despejado y esto nos confundía, así que siguiendo la experiencia de Armando desviamos más hacia la izquierda y encaramos hacia un rancho abandonado para guarecernos y decidir qué hacer. Nos recibieron unos perros de los que nos hicimos amigos rápidamente y nos metimos en el único espacio techado disponible que era la cocina donde cabíamos los tres pero parados. La lluvia y los truenos continuaban, así que en un momento decidimos regresar. Ale Villa en un gesto de desprendimiento les da todas las galletas a nuestros nuevos amigos, los que se veía que no comían hace varios días, pero acto seguido para la lluvia y en minutos sale el sol lo que hace que agarremos las mochilas y salgamos corriendo hacia el lugar previsto para hacer el campamento (extrañaremos las galletas). Tomamos una senda que sale del rancho y faldea un cerrito hacia la quebrada que buscábamos y luego de un rato, cuando ya divisábamos el lugar, se nubló otra vez y comenzó a llover. Llegamos a las 18:00 hs. y armamos la carpa rápidamente y nos metimos adentro con mochilas y todo. Hasta ahí la lluvia fue tranquila, pero apenas nos metimos a la carpa empezó a llover intensamente lo que nos presentó el problema de no tener agua para tomar o cocinar ya que la idea era cargar en el río próximo al campamento luego de armar la carpa. La lluvia y los truenos por momentos eran muy fuertes y temíamos que empezara a entrar el agua en la carpa por el apuro con que la armamos pero esto no ocurrió por suerte. Otro temor era el ruido que se escuchaba de la correntada del río que se notaba había crecido muchísimo. Llovió sin parar hasta las 22:00 hs. donde aprovechamos y nos fuimos con nuestras linternas hasta el río a cargar agua, pero esta venía con mucho barro así que nos fuimos hasta la vega donde el agua se veía clara pero al probarla tenía gusto a barro también. De todas maneras cargamos esta agua y volvimos a la carpa con lo justo porque comenzó a llover de nuevo intensamente. Comimos unos sándwiches y a dormir, con la preocupación de que no paraban la lluvia, truenos y relámpagos. Nos despertamos a las 6:00 hs., la lluvia había parado y teníamos un cielo estrellado lo que nos motivó a levantarnos, desayunar y salir hacia la cumbre. Cuando aclara el paisaje nos muestra todas las cumbres nevadas y que empezaba a salir el sol. Encaramos primero por piedras grandes y cansadoras para luego subir por una vega bastante accesible, a medida que subíamos aumentaba la cantidad de nieve y la pendiente se hacía sentir tratando de llegar al filo de donde veríamos la cumbre del Pirámide y del Peñón Blanco. Pero, a pesar del día maravilloso y del sol que nos acompañaban, empezaban a aparecer nubes desde el oeste. Cuando alcanzamos el filo a las 9:30 hs., las cumbres estaban totalmente cubiertas de nubes amenazantes de lluvia nuevamente, por lo que en una rápida evaluación decidimos regresar al campamento ya que la altura máxima alcanzada era de 4.400 m.s.n.m. nos faltaba superar todavía un desnivel de 900 mts. y unas tres horas de caminata. A las 10:30 estábamos desarmando el campamento y a las 11:30 emprendíamos el regreso a la camioneta, llegando a las 13:00 hs. a la misma. Almuerzo en Cachi y regreso a Salta el mismo sábado. A pesar de todo lo sucedido, una experiencia bárbara, primera vez que estoy cerca del nevado y ya quedé enamorado del lugar y la magia que tiene, ahora que conozco espero volver pronto y poder llegar a la cumbre no solo del Pirámide sino de todas las demás (espero que me den las piernas porque ahora creo que me faltó aclimatar mejor). Los amigos Armando y Alejandro ¡¡espectaculares!!, excelentes compañeros y siempre dispuestos a ayudarme cuando veían que lo necesitaba, solo puedo agradecerles por eso y por permitirme acompañarlos a tan linda aventura, espero que salgamos en muchas otras. Gracias al CAM por brindar amistades tan valiosas.

Alejandro Díaz Patrón









1 comentario :

Anónimo dijo...

Muy buena la experiencia Ale ... y unas fotos excelentes.... a mi tambiem me encato la zona y posta que hay que volver...
Dardo