Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





domingo, 27 de junio de 2010

Salida al Valle Encantado

EL VALLE ENCANTADO

La herradura es una curva pronunciada, de esas que se llaman curvas en U, y esta bien el nombre porque uno gira 180 grados en plena pendiente. La curva está identificada como ”LA HERRADURA”, y queda en la Cuesta del Obispo, la hermosa cuesta que lleva a los Valles Calchaquíes. La curva está más o menos a la mitad de camino entre Las Margaritas y Piedra del Molino. una senda y
Cuando llegamos a La Herradura las combis y la camioneta de Carlo se estacionaron en un recodo, desde el que se ve nacer una senda. Bajamos, no sé quienes ni cuántos éramos, no se tomó lista ni se nos pidió que nos numeráramos. Tan solo escuchamos la voz imperativa y contundente de la sra. Presidenta “Vamos apuren y empecemos a caminar, esto es una pavada, es lo mismo que dar una vuelta por el parque San Martín”. Me pareció medio rara la comparación, pero obediente me puse en la fila, un poco confundida por no tener un número que me identificara. Carlo estaba adelante y yo me quedé medio atrás, medio cerca del marido de la sra. Presidenta. Se nos había ordenado “el que no pagó el viaje que le dé la plata al Panter”. Si el Panter tenía la caja era garantía de seguridad, no iban a perder, precisamente, al capitalista del grupo.
Como ya dije no sé quienes ni cuántos éramos, pero en el grupo estaban: los Tres Andinos Lucas, Osvaldo y Santiago que son cachorros montañistas, unas chicas fashion que lucían musculosas y piel dorada, una pareja de novios que viven juntos desde hace un año y medio, un iniciado en la búsqueda de extraterrestres, un profesor de educación física aquerenciado en las montañas, un muchacho que se negó a comprarse una camisola floreada para bailar salsa , una señora que encontró un nombre paquete para las paradas técnicas (la escuché decir que se debe decir “tecnical stop”), un médico que explota a su esposa abogada, un esposo de una esposa que es médica y se dedica a nutrición y estética, un despistado que llegó a la Normal una hora antes, y ejemplares varios de seres humanos abigarrados y felices, dispuestos a vivir la vida con los pies en la tierra y la mirada al cielo.
El Valle Encantado es precisamente eso un VALLE ENCANTADO, es como los valles de los cuentos de hadas: mágico, intenso, soleado, sorprendente, con pasadizos secretos y lagunas sin fondo, con aves en el cielo y agujeros oculto alfombrando el suelo, con paleta de colores pintadas en piedras y senderos e impregnado de alegría de vivir en un aire puro, generoso y manso. El Valle Encantado es como el paraíso.
Caminamos haciendo zigzag y recodos, subiendo y bajando pendientes que se podían esquivar, pero que hicimos porque el hechicero nos engañó. Nos confesó que “el objetivo era caminar por encima de los 3000 metros, tres mil y piquito, salvando un desnivel de unos 600m. para que sirva de entrenamiento para la alta montaña”

En el tercer tiempo , en Las Margaritas, me enteré de que éramos 28 y pido perdón, no me acuerdo los 28 nombres, solo me acuerdo que son 28 compañeros de camino y que hay en la memoria de cada uno de nosotros un rincón de vida impregnado con la magia del VALLE ENCANTADO.

Patricia Moreno

1 comentario :

Anónimo dijo...

juaaaaaa Pato querida muy bueno tu relato pero teníamos tuito controlado con el listado de la combiiiiiiiii besosss y muy divertido como siempre tu relato mil abrazossss Colo