Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





martes, 14 de septiembre de 2010

Cerro Grande



 Cerro del Cóndor o Cerro Grande

Confía en Dios, en el tuyo, en el que tu creas;
 él hace que estés exactamente donde tienes que estar.
No olvides ni subestimes las infinitas posibilidades que nacen de la Fé.
Utiliza aquellos dones que has recibido, hazlo !!
 son tus mejores argumentos y elementos de lucha por encontrar la paz.
Comparte el amor que te ha sido dado.
Deja que la presencia de tu Dios, o de aquello en lo que tan fuertemente crees,
 se asiente en tus huesos y le permita a tu alma la libertad de cantar, bailar, amar, meditar, pensar y orar.
 Debes estar contento en ser consecuencia de Tal Energía,
 llámese Dios o como tu la consideres o quieras llamarla.
Existe aquí, ahora, para ti, para los tuyos, para cada uno de nosotros y para todos.
Que hoy encuentres la paz, sino persiste en buscarla, que en su camino la encuentras diariamente!
 
Madre Teresa de Calcuta


Hola a todos! Quise comenzar este relato con una oración que una vez, alguien especial para mi, en un momento difícil, me envío, y que por muchas razones, en la salida de este ultimo domingo que hiciéramos al Cerro Grande, la tuve muy presente. No soy muy aficionada a los relatos, de hecho en estos años de ir a la montaña este es el segundo que escribo, al igual que con la oración, hay cosas especiales que me movilizan por dentro y que son lindas de ser compartidas…no es un relato muy convencional, pero es el mio, sincero en lo que senti...

Como a veces pasa uno cree tener unos planes, pero en realidad había otras cosas que debía hacer. Para elfinde largo, varios teníamos otros planes, a todos por tal o cual cosa, se nos frustraron  Estaba la idea de Dardo de volver a intentar el cerro que intentaran hace mes a tras con Santiago, y que por cuestiones de tiempo no pudieran alcanzar la cumbre. Un par de llamadas de teléfono bastaron, el entusiasmo fue general, por distintas razones, varios de nosotros hacia mucho que no compartíamos un cerro, varios hacia un tiempo que no podíamos ir a la montaña… Así fue como a las 7 de la mañana del domingo, nos juntamos a comer medias lunas (la comida siempre nos ha gustado..jeje) Turi, Laura, Dardo, Santiago Cicini, Walter (el dueño de las medias lunas..) Ale Abelenda, Belu, Pancho, Carlo, Inés, Cesar y la escribiente, en el hotel de Walter. Lindos abrazos, saludos cariñosos, chochos con el reencuentro..! Chanzas y humoradas (..como siempre.!!)  trepadas en los autos y al cerro..!!

Llegamos  por la quebrada del toro por la traza nueva de la ruta que va por el rio, hasta un pequeño playón frente al filo oeste del Cerro Redondo  dónde dejamos los autos. El día se presentaba perfecto, no había viento, despejado y fresco. Comenzamos la trepadita por un filo lleno de cardones y piedritas sueltas, al cerro aun no se lo veía, y no lo veríamos por un buen rato… si bien había alguna que otra huella que hacían un zigzag, Dardo, quien iba adelante en ese momento, eligió la opción Diretisima en honor a un ex presidente que tuvimos que no le gusta la huella y hace todo en línea recta….

A media hora de trepada varios ya querían parar a almorzar, otros sólo pensaban lo lindo que hubiese sido quedarse en Quijano tomando una cerveza, alguno hasta se animo a decir ..”Tamos a tiempo he ¡!…” pero seguimos… el paisaje se va transformando a medida que subimos, uno se adentra hacia el norte por el filo, traspasando la línea del Gólgota hacia atrás, donde las visuales son muy diferentes. Pasados ya los dos primeros cordones del filo, la trepada se hace mas intensa, y al fin se ve el cerro, solo ahí se comprende hacia dónde vamos.

Fue en este momento dónde “el bicharraco” apareció, el viento estaba ideal para que apareciera, casi que lo estábamos esperando… como siempre hacen, en medio de una ráfaga de viento algo cálido apareció un Cóndor de tras de uno de los filos, muy cerca a nosotros, tanto que pudimos tomar conciencia de su tamaño, era enorme.! Nos revoloteo un buen rato, hasta se detuvo como estático en el viento sobre alguna de nuestras cabezas….

Tengo una relación muy especial con estos “bichos”, tienen un significado y una simbología muy particular para mi, para mi vida y mi corazón, verlos siempre me conmueven, me cambian el animo y muchas veces la percepción de las cosas. Creo que fue al verlo dónde comencé a sentir mi charla con la Pacha, extrañaba mucho hablar con ella, esa conversación intima y profunda que uno comienza a tener en el alma con lo que se presenta tan omnipotente ante sus sentidos, y uno deja de mirar para comenzar a ver…y lo que antes miraba como un grupo de amigos subiendo un cerro, cambió, y comencé a ver…a ver otras cosas….  Los vi a Pancho, Alejandro y Walter compartiendo un cerro después de su Aconcagua…caminaban juntos, a ritmo, cerca, entendiéndose de otra manera… y vi que la vivencia hecha juntos se les notaba, la habían incorporado a sus vidas, y los había unido como amigos…. las veía a Belu y Laura descubriendo por diferentes razones y motivaciones,  otra manera de vivir un domingo, con el código de la montaña, cada una a su manera pero las dos con mucha capacidad de disfrutar lo que estaban viviendo,  lo veía a Santiago, para muchos de nosotros un maestro que nos enseña silenciosamente en cada salida, que a la montaña se la sube paso a paso, con perseverancia y por sobretodo con humildad, si se tiene la capacidad de observar, es toda una enseñanza verlo caminar un cerro. Lo veía a Dardo, a quien como él mismo dice, el club le cambio la vida, quizás hasta se la devolvió, lo veía disfrutar, del aire libre, de la paz que te da un cerro, aprendiendo a comunicarse con la naturaleza, sintiendo que hay mucho que él puede hacer por él mismo y por otros en este lugar. Lo veía a Turi, cargando la mochila mas liviana que tiene, la del cerro.!! dejando al menos por un rato todas las otras “de la vida real” en Salta, camina mas libre, con paso suelto en el cerro, sonríe mas, y esa ternura que la lleva mas bien escondida en la ciudad que parece no condecir con su tamaño de oso grandote, se le sale pa fuera… lo veía a Carlo, el gordo..! sabía que la viene pasando difíciles con su papá, vivencia compleja y dolorosa, lo había visto días a tras con cara seria y triste, reflejo de lo que le estará pasando por dentro.. fue lindo volver a escucharle la carcajada suelta, volverle a ver la boca llena de risa y los ojos con mas alegría, fue lindo acompañarlo y compartir con él ese “pido” que le dio la montaña, esa pila que seguramente le cargo la Pacha en el alma para seguir teniendo fuerzas en el corazón para vivir este momento….cuando uno puede ser testigo de esos “pequeños milagros” el corazón le crece por dentro… y a todos nos creció mucho este domingo, gracias a Inés y Cesar…la pucha…!! fue a penas en Enero de este año cuando a todos nos golpeo profundamente el accidente que sufrieran con su familia en Chile, lo que ese accidente trunco..( o no..) quizás Dios tenia otros planes para ellos…de los diagnósticos inciertos del principio, con su lesión en el cuello, todos pensamos si podría volver o no a la montaña…y a todos se nos achico un poquito el corazón en ese momento, por él, porque sabemos de su gusto por el cerro, sus sueños de Aconcagua, y a nosotros, los que lo compartíamos con él, los que sabemos lo lindo que es caminar la montaña con la alegría y las salidas ingeniosas que siempre tiene, sus anécdotas y chanzas, su risa tan particular, su compañía  y ahí estaba Cesar, volviendo al cerro….bastones en mano, mochila liviana, el cuello ortopédico por las dudas, coraje, huevos y determinación…y con su mujer, gran mujer Inés, acompañándolo otra vez,  una vez mas… Pude compartir con él un buen rato de trepada los dos solos, y sentir la fuerza que le ponía a cada paso que daba…me conmovió… me conmovió verlo llegar a la cumbre, verla a Inés esperarlo en el filo diciéndole “dale gordo..! ya llegaste..!” aquí es dónde se entiende eso de ser “compañero”,  pareja y amigo de quien se ama…son momentos únicos y especiales en las vidas de las personas, y uno tiene el privilegio de poder ser testigo de ellos… que puedo decirles, verte volver al cerro fue una emoción muy particular, mezcla de alegría profunda, admiración y cariño por ustedes dos…gracias..!! es lo mas sincero que me sale….

Cuando uno apenas se inicia en esto de ir a la montaña, las salidas lo entusiasman,  pasar un día fuera de todo, en la naturaleza, ver el cielo, disfrutar del sol, compartirlo con nuevos amigos, hacer el esfuerzo físico, son las primeras sensaciones que la montaña nos regala, nos reconforta, rompiendo quizás con años de rutinas de domingos en casa o sábados frente a la tele, y es lindo..! pero cuando uno ya se enamoró de la montaña, cuando ella paso a formar parte de tu vida,  uno la necesita…y  la extraña cuando no puede ir a visitarla, le siente la falta. Uno aprende que la Pacha siempre te recibe con su magia, que no hay mejor lugar para encontrarse cuando se siente perdido que caminado por su ladera, uno sabe que no hay pido mas lindo que ese día lleno de risas y charlas con tus amigos, uno siente que por mas agobiado que este, con cada paso que demos subiendo por su filo, la cabeza se ira callando y la paz del alma ira volviendo, uno comprende frente a la magnificencia de sus paisajes que no importa cuan duro este el camino ahí abajo, todo se pasa en esta vida, y que si uno puede hacerlo en la montaña, también puede con la montaña que la vida le ponga en frente,  porque uno en la montaña aprende que cuando se pone el espíritu, y no se entrega la fé, todo pasa, todo llega, todo es  posible…

Este fue mi cerro el domingo, esto fue lo que vi, lo que sentí y vivi con ustedes, gracias por este cerro, a cada uno de ustedes.

Un cariño inmenso a todos
Con Amor
Glam.









2 comentarios :

Anónimo dijo...

EXCELENTE¡¡¡¡¡ ME ANCANTO Y LO MEJOR QUE CESAR4 HIZO CUMBREEEEEEE¡¡¡¡¡ CON SU CHICA DE OJOS AZULES Y CON TODOS USTEDES, QUE MAS SE PUEDE PEDIR A LA VIDA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ FELICITACIONES Y SOLO QUE LO PAN CON QUESO NO PUDE SER DE LA PARTIDA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ MILES DE BESOS PA USTEDES COLO

Marcelo R. dijo...

que lindo relato