Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





viernes, 17 de septiembre de 2010

Laguna Brava

Caminando a Laguna Brava

Cuando Armando propuso que fuéramos a Laguna Brava, no dudamos.
A Armando lo seguimos a donde diga. Hasta al cielo ….
Pensé que sería una caminata sin grandes exigencias. Y vamos. A no dudarlo.
Estamos en esta semana tan emotiva para nosotros los salteños. El Milagro. Y, aprovechemos el feriado largo.
Al principio, confirmamos unos pocos. Solo seis o siete.
Debíamos reunirnos en la terminal, el domingo para abordar el colectivo, que nos llevaría hasta Escoipe. Estaba entusiasmado porque hacía mucho tiempo, que no viajaba por esa zona.
Y para colmo ya me había perdido otras caminatas por la Cuesta del Obispo.
El domingo amaneció sin nubes y eso prometía un día soleado. El cole anduvo un poco lerdo y algo retrasado. Llegamos a Escoipe a las 09:15 para emprender nuestra aventura.
Al final, el grupo era de once personas.
Y en el viaje cruzamos a varios grupos de peregrinos. Los de Cachi, Angastaco, San Carlos, Isonza, Potrero de Díaz. Que emotivo. La alegría que se desprende de esos grupos es emocionante. Creer. Esa es la premisa. Sentir. Compartir. Solidaridad. Van todos y llegan todos.
Lo mejor para el compañero, parecen decir. A pie. En bicicletas. Niños. Adultos y Abuelos. No hay edad para llegar hasta la Virgen y el Señor del Milagro.
Es voluntad. Es decisión. Es Fé. Vamos. Desde donde sea. Desde los lugares mas alejados de Salta Capital. Y nos dan una lección. Cuando se quiere se puede.
Armando indica cual es el lugar de la Laguna y, casi me caigo. Hasta allí?, dije.
Sí, repuso. Y bueno a caminar se ha dicho!
Alfredo llevó a dos amigos. Ramiro y Mónica. Perdón. Mónica y Ramiro.
Desde la ruta hasta la base del cerro, caminamos unos 700 mts, cruzando el río en varios lugares. Cruzamos la escuela y la iglesia en lo alto de la lomada. Al pié, se observa que viven unas familias y, la senda es notoria para avanzar.
Armando Avendaño me comenta que le parecía mas bajo y que estimaba, algo no tan exigente. Lo mismo pensé, le dije. Mirá. No traje mis botitas de altura. Solo zapatillas.
El calor a esa hora ya se hacía sentir y nos preparamos para una trepada, con ropa liviana.
Vamos que la caminata no parece tanto. Apenas comenzamos, ya la vista nos ofrece un panorama mas amplio, de la Quebrada. Siguiendo la ruta, se divisa el Torréon y al frente el Malcante. Impresionante.
Alguien comenta que Rafa y Monse se fueron para allí, el día anterior. Armando bromea diciendo que los observa, por allí subiendo.
Mónica comienza a sentir la caminata. Reniega. Le recrimina a Ramiro, que por su culpa está sufriendo. Tranquila Mónica. Lo mejor no ha llegado. Bromas y continuamos. El calor se hace sentir y, la caminata se pone un poco difícil.
Realmente se trata de un cerro de dificultad media-alta.
Nos sobrevuela un cóndor pero está muy alto. Y empezamos acercarnos a la zona menos empinada. El trayecto se hace mas relajado.
Mónica ya no siente el esfuerzo y Ramiro empieza a sufrir los efectos. Bromas mas, ahora quien puede sonreír es Mónica y, Ramiro al piso para los masajes, efectuados con toda la calidad de Armando Avendaño.
Parecía imposible. Ya estamos cerca. Observamos el reloj y el tiempo es tirano. El viento es más fresco.
Armando espera a todo el grupo y decide no avanzar hasta la cumbre, debido a que necesitamos, como mínimo una media hora más para llegar. Son las 14:40 hs. y debemos estar de regreso en ruta a las 17:30 hs. Que es el horario en que pasa nuevamente el colectivo, de regreso a Salta.
Estamos en el horno, dijo. Y la verdad estaba complicado.
Decidió que almorzáramos en esta cumbre y, luego a regresar. Faltaba tan poco, pero lo primero es lo primero.
Como experiencia es importante acceder al lugar del ascenso, bien temprano, para no complicarnos con el descenso y llegar a tiempo, para el regreso.
Por supu las fotos de la cumbre no se hicieron esperar, tras el breve descanso. Y a emprender el regreso.
El descenso no deja de ser dificultoso, por el tipo de terreno. Con cuidado y algunos resbalones, nos vamos acercando al pié del cerro.
Ahora el clima cambia y el calor se hace sentir nuevamente. Cambiarse, cremas para el sol y a descender con el sol de frente. La vista no deja de ser magnífica.
Llegamos al río cerca de las 17:10 hs. y aún, falta un buen trecho para llegar a la ruta.
Cansancio. Pero estamos mas cerca.
El cole llegó cerca de las 18:00 y sin posibilidades de asientos. A pesar de los tres colectivos que regresaban. Nos enteramos que nos permitieron ascender, debido a nuestro pedido de regresar en el mismo transporte.
Final para un día de ascenso a Laguna Brava.

Lic. Mario L. Villarroel







No hay comentarios. :