Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





sábado, 20 de agosto de 2011

Charla de Pablo Schlögl y un poco de la historia...

"Algunas Imágenes de la Exposición"
 Amigos: Lo de anoche fue algo histórico, en el también histórico "pasador de diapos" q se trababa, en las históricas caseteras q nunca arrancaron y en los legendarios montañistas q nos visitaron, estaba reflejada la primera expedición conformada exclusiamente por montañistas argentinos (entre ellos un salteño: nuestro Flavio Lisi) que lograra la cumbre de un ochomil. Ese pedacito importantísimo de la historia del andinismo argentino pasó anoche por el C.A.M. dejándonos un testimonio invalorable. Es por ello que para que no quede solo en las retinas, oídos y el grato recuerdo; me pareció oportuno resumir algunos antecedentes de la mentada expedición (que los que fuimos anoche pudimos escuchar directamente de sus actores protagónicos) para que quede documentado de alguna manera en nuestro Noticam. Uds. consideren si vale la pena ponerlo, sino q lo lean ya es suficiente.
Saludos para todos. 

Carlo Clerici.-

“La Montaña es “todo”, como el hombre: lo sublime junto a lo más bajo. Una vez le conté a Borges que había estado en el Himalaya. “¡ Ah !, me dijo, de allá viene todo. Esas montañas son como los dientes de Shiva. El budismo, el induísmo, se generaron en las montañas. ¿Y Cristo?, Cristo solía subir y bajar montañas”. (Hector Cuiñas, Jefe de la Exped. Xixa Pangma/93).

El Xixa Pangma (8.016 msnm) Unico ocho mil que se encuentra totalmente en el Tibet, los demás se reparten entre Nepal y Pakistan.

Hicieron cumbre el 22 de Mayo de 1993 a las 16.15 hs., MARCOS COUCH y NICOLAS DE LA CRUZ, arrojaron arroz hacia las distintas vertientes de la montaña, pedido por los campesinos de la zona (Lhasa y Nyalam) con los que convivieron durante casi toda la expedición, también dejaron banderas de oración en la cumbre (“altas, para que lleguen mejor a los Dioses”).

La organización te deja exhausto, sin energías –comenta Cuiñas sin perder su serenidad de yogui-, no te da tiempo para entrenar, no te da tiempo para otra cosa. En la montaña uno debe mantener la cabeza fría, una calentura puede ocasionar el fracaso de la expedición o la muerte de un compañero. A mi me hubiera gustado estar en la escalada final del Xixa o del Dhaulagiri, pero no era prudente que lo hiciera. Tal vez fue la última oportunidad de mi vida, no se…después de todo tengo pendiente el Fitz desde hace muchos años…y no me apuro. Lo escalé muchísimas veces hasta muy cerca de la cumbre, pero casi nunca me tocó buen tiempo; y la vez que podía desistí de hacerlo…porque habían muerto dos compañeros. La montaña da oportunidades, pero no hay que cometer dos veces el mismo error.

La mayor parte de los montañistas de altura, aquellos que trabajaron duramente abriendo rutas y montando campamentos, tuvieron su oportunidad desde el campamento III (7100 msnm) previo a la cumbre; sistemáticamente fueron rechazados por los fuetes vientos. El plazo último para dejar la montaña era el 24 de Mayo luego de ello debía pagarse una fuerte multa, se logó la cumbre 2 días antes. Hubo campo base (5000 msnm), base avanzado (5600), Camp. I (6300), II (6800) y el III ya mencionado. Un grupo numeroso de montañistas trabajó arduamente en los campamentos inferiores, haciendo de apoyo (comunicaciones y aprovisionamiento) a los campos superiores. Soportaron temperaturas cercanas a los -40° grados (cuarenta bajo cero).

Fue la primera expedición integramente argentina que lograra la cumbre en un ochomil. Bromeando internamente los montañistas denominaban a su expedición “ The Last Moment Expedition”, ya que los innumerables inconvenientes que se presentaban se solucionaban sobre la marcha y en e último instante. Fundamentalmente porque fue una expedición generada a pulmón y muy austera. Para los más veteranos fue como si el Teniente Ibañez, Edgardo Porcelana y Mario Serrano (pioneros argentinos en el Himalaya) hubieran estado allí con todos ellos, celebrando la primera y demorada cumbre Argentina en un ocomil.

En cuanto a nuestro Flavio (esto ya es autoría mía) y según los dichos de varios de sus compañeros en aquella oportunidad, se destacó por lo laborioso en la montaña, trabajando entusiastamente en los campamentos de altura. Tuvo su oportunidad de cumbre, intentándolo desde el Camp. III junto a Maturano y Vitale, Seguramente pudo y supo sentir cuando su andar en las montañas ya era extenso por aquel entonces, “la sensación de salir hacia la cumbre de un ochomil, anhelo de vida para cualquier montañista; se habrá preparado y equipado aquel amanecer para esa deseada posibilidad; él la tuvo y de seguro la disfrutó intensamente”.

Estaba conformada por:

Ulises Vitale: Mendocino. 
Avedis Naccachian: Porteño 
Jorge Garces: Sanjuanino 
Hector Cuiñas: de Río Gallegos -JEFE DE LA EXPEDICIÓN- 
Marcos Couch: Porteño 
Gabriel Ruiz: Porteño 
Nicolas De La Cruz: Rio Negrino 
Sergio Noguera: Sanjuanino 
Anibal Maturano: Sanjuanino 
Pablo Schlogl: Sanjuanino -ORGANIZADOR PRINCIPAL junto con Cuiñas- 
Flavio Lisi: Salteño 

Como dato adicional, Pablo Schlogl fue quien al enterarse de la muerte de Flavio en el Aconcagua/2000 se fue desde San Juan (El Barrial) a Horcones a ver que podía hacer, llegó justo al puesto de los Guardaparques cuando yo arribaba allí desde Plaza de Mulas, y me llevó hasta lo del arriero donde estaban ya mis compañeros para poder reunirme con ellos; este gesto suyo lo guardo con entrañable agradecimiento, es por ello que le pedí me escribiera el prólogo de la segunda edición de mi libro, a lo cual gentil y desinteresadamente accedió. Gracias Pablo !!!!

3 comentarios :

Marcelo dijo...

Estimado Carlo, quiero expresarte mi agradecimiento por tomarte el trabajo de plasmar en esas palabras ese "importante" pedacito de historia del CAM, como yo seguramente hay muchos que solo la habíamos escuchado superficialmente o que no conocíamos.
Y fue un placer ver esas diapos y escucharlas de primera mano por uno de sus protagonistas.
Abrazo!

Eliana Mugnani dijo...

yo estoy sumamente agradecida con Pablo Schlogl porque el me enseñó todo lo que se de montaña y me introdujo en este mundo tan lindo del andinismo. El con su carácter tan difícil supo conseguir el cariño de todo su grupo de andinistas de la UNSJ. Un beso grande desde San Juan

Anónimo dijo...

hola necesito contactarme ocn pablo. por favor pasarme informacion de ocntacto gracias. gustavo baaclini de tucuman