CAMINO AL CERRO GOLGOTA, Quebrada del Toro, Salta. - S.d.V. 2014



Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República Argentina.

1956-2014, 58 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema


"Lo Mejor para el Compañero".
Dirección de correo para compartir experiencias y fotos: noticam@gmail.com






Estimados Socios, informamos:
La sede del Club Amigos de la Montaña, sito en San Luis Nº 510 2º piso, se abre todos los días jueves a 21:00hs y los valores actuales de las cuotas son:


Cuota Social $30 Cuota Familiar $60 (tres socios de un mismo grupo familiar) Inscripción $100
Casilla de correo: noticam@gmail.com, para todos los interesados en saber su estado de deuda y los medios para abonar las mismas.

martes, 23 de agosto de 2011

Huayna Potosí – Bolivia


Primero que nada quiero agradecer públicamente a Gustavo Romero, mi compañero de viaje y ahora un hermano, debido a que este viaje él lo estaba organizando solo y yo de la nada me colé.
Salimos de Salta el día lunes 1º de agosto rumbo a La Quiaca a hs 00.30 y llegamos  a 7.00 hs. Con un frio espantoso luego de un buen desayuno, nos despedimos de Argentina e ingresamos a Bolivia. Ya en Villazon preparamos todo para tomar el tren a hs 15.00 (16.00 hora Argentina) rumbo a Oruro y luego un bus rumbo a La Paz. La verdad el viaje en tren estuvo bueno, un poco lento pero cómodo además de tener unas buenas vistas, teníamos tele y un coche comedor como para matar las horas de viaje. Llegamos el  martes 02 a 9.00 am a Oruro y sin perder tiempo tomamos un bus, rumbo a La Paz, llegamos a las 14.00. Luego de una larga caminata con nuestros pesados bolsos nos acomodamos en el hostel y de ahí a aclimatar bien, salimos a comer y a caminar mucho por la ciudad y además organizar todo para la Aventura.
En realidad no estaba en nuestras intenciones hacer el ascenso al Huayna Potosí, fuimos con otra idea, queríamos tomar un curso de tres días de escalada en hielo pero por equivocaciones con la agencia con quien habíamos reservado, no lo pudimos hacer, la verdad estábamos muy decepcionados con el servicio de la agencia y lo mas triste es que ya nos habíamos comido un viaje de casi dos días.
Pero bueno después de meditarlo bien decidimos ver que posibilidades había de subir el Huayna Potosí, un cerro que en La Paz se lo comercializa mucho porque es el menos técnico en la Cordillera Real, de todas formas era un 6000 y eso para nosotros era ya un reto, Gustavo venia de estar un par de semanas atrás en el Cerro Negro con el curso, pero que no tuvo éxito de llegar a la cumbre. Para mi, mi máxima altura fue 5500 en el Volcán Tuzgle el año pasado, aunque ya tenia experiencia en unas cuantas altas montañas. De todas formas, estábamos muy emocionados y a la vez confiados de que nos podía ir bien.
Salimos el Miércoles a seguir con la aclimatación caminando mucho (aclaremos que La Paz esta a 3800 mts así que decidimos aclimatar ahí caminando y con muchísima agua) y a definir con la otra agencia que nos llevaría al día siguiente para el cerro, la verdad una agencia recomendable ya que por un muy buen precio, nos daba comida, (que estuvo buena), transporte, equipo mas técnico y en buen estado para el ascenso, alojamiento en dos refugios y el servicio de guía. Como anécdota de ese día, fuimos a conocer el Estadio Hernando Siles donde recibimos una cargada por parte del personal del estadio, debido a que ahí fue el famoso partido donde Argentina perdió 6 a 1 contra Bolivia.
Jueves 04 salimos desde la Agencia de Viajes a hs 09.00 rumbo hacia el Huayna y conocimos a nuestro guía Celestino, una persona muy callada pero bastante agradable y paciente, luego de casi dos horas de viaje y al ritmo de los Fabulosos Cadillacs, llegamos hasta la base del cerro, ahí teníamos un refugio llamado Casa Blanca a 4800 mts. Donde iba a ser nuestra primera noche. Apenas llegamos, Celestino nos dio de comer, una comida bastante liviana pero muy rica y nos dio el equipo para lo que iba a ser una practica de escalada en Hielo en el Glaciar que se encuentra al pie del cerro. Salimos del refugio y después de 30 minuto de caminata, llegamos al Glaciar, un paisaje increíble y una masa de hielo gigante donde íbamos a escalar, preparamos los crampones y piquetas y empezamos con el pequeño instructivo de escalada, si bien fue algo corto, personalmente aprendí mucho acerca de la forma de caminar, plantar las piquetas y usar los crampones, que para mi era algo totalmente nuevo, ya el hecho de caminar sobre mucha nieve era nuevo, yo que solamente conocía la nevada del año pasado en Salta jaja.
Luego de estar por más de dos horas escalando en el glaciar y de tomar increíbles fotos decidimos volver al refugio y en el camino de regreso sucedió lo inesperado. Gustavo empezó  a sentirse mal y tenia unos dolores muy fuertes de cabeza, así que lentamente llegamos al refugio, y Gustavo derecho a la bolsa de dormir hasta el día siguiente. Estaba la preocupación de saber si se sentiría bien o no el siguiente día que, ya comenzábamos con el ascenso.
Ya al otro día Gustavo continuaba con los dolores de cabeza, no tan fuertes pero todavía muy incómodos, y ya tenia tomada la decisión de no continuar por miedo de que en el siguiente campamento a mas de 5100 mts y ahí si iba a ser complicado regresar. Yo personalmente me sentía muy bien, si bien no fue fácil dormir bien debido a que es más complicado a esa altura pero estaba con muchas ganas de continuar. Afortunadamente ese día llegaba de La Paz una pareja que también hacia el ascenso con la misma agencia donde nosotros habíamos contratado, así que Gustavo tomo el mismo vehiculo para regresar a la ciudad. Yo pensaba en volver con él y cancelar la salida pero él no quiso y bue… esperábamos que ya con un descenso mas fuerte, podría llegar a mejorar que por suerte fue así ya que luego de estar media hora en la ciudad, según el ya estaba muchísimo mejor, tan bien que se llego a quedar hasta muy tarde despierto “haciéndome el aguante” en la ciudad mientras yo continuaba en la montaña, pero eso ya es otra historia jaja.
Luego de la partida de Gustavo, y de un temprano almuerzo, junto con Celestino, empezamos a preparar todo para el ascenso al siguiente campamento. Para sorpresa nuestra y según Celestino era ya muy raro en la época, la montaña se tapo totalmente en una nube y empezó una fuerte nevada. Celestino dijo que no iba a ser un problema por lo menos hasta llegar al siguiente campamento pero luego se iba resolver si iba a ser o no posible en el día siguiente subir a la cumbre. Así que empezó nuestro ascenso hasta el campamento Roca a 5130 mts si bien el ascenso no es muy largo (tarde dos horas de las tres calculadas por el guía) si es duro porque ya estábamos hablando de llegar a mas de 5000 que bue… ya saben lo que se siente subir a esa altura, y no con una mochilla pequeña con agua y comida a la que estaba acostumbrado, sino con una gran mochila de casi 15 kilos donde tenia todo el equipo y comida. Algo curioso, en el camino y con la fuerte nevada, había en el medio un refugio casi destruido y sin techo donde estaba una señora con muchísimo frio, cobrando los permisos de ascenso (10 bolivianos). Contaba que cuando nieva, ella no va a cobrar, pero sabía que luego llegaría un grupo muy grande a subir la montaña así que prefería aguantar el frio para poder cobrarles.
Y así llegamos al Campamento Roca a 5130 mts con una fuerte nevada, mucho frio y muy mojados, entramos y a calentarnos con algunas bebidas calientes. Había en ese refugio muchos montañistas de diferentes lugares, ya que como les dije es una montaña muy concurrida, todos deliberando que hacer ya que el clima no mejoraba y muchos no querían regresar, algo que no me gusto porque prácticamente obligaban a sus respectivos guías a llevarlos a la cumbre, a pesar del mal tiempo y las consecuencias de que siga así. Pero repentinamente el cielo se despejo y salieron los últimos rayos del sol porque ya estaba atardeciendo, así que a salir afuera del campamento a tomar algunas fotos, ya que ahora si se podía y ya no estaba tapado por nubes. Parecía ser que no iba a haber problemas para subir al siguiente día y ya había optimismo en el grupo. Cenamos y a las 19.00 ya estábamos durmiendo porque al día siguiente el ascenso es muy muy temprano a las 01.00 así que teníamos que recuperar energía
Sábado 06/08  a las 01.00 am y luego de preparar todo, empezamos el tramo rumbo a la cumbre ya el ascenso no iba a ser como el día anterior, esta vez era caminar todo el tiempo con crampones porque íbamos a ir sobre la nieve, la verdad caminar así es totalmente diferente, hay que pisar bien fuerte sobre la nieve sino se hace muy pesado el andar y se vuelve muy complicado también cuando en el camino uno se encuentra con roqueríos, porque es muy resbaloso caminar sobre roca con crampones. A eso de las 3.30 am y a 5600 mts de altura mas o menos. Empecé a darme cuenta de que no iba a poder seguir debido a que sentía un malestar estomacal muy fuerte quizás porque la ultima cena había sido un poco pesada y también un fuerte vendaval me hacia cada vez mas pesado caminar. Charlando con el guía que me animaba a seguir ya que no estábamos muy lejos e íbamos con buen tiempo, yo tomo la decisión de volver, no quería empezar a sentirme peor y luego tener que bajar desde la cumbre hasta la base en mal estado, fui con la intención de divertirme y no de llegar destruido abajo. Así que empiezo a bajar y a descansar un rato mas en el campamento roca, hasta el amanecer, para luego volver a la base. A las nueve de la mañana empiezo el regreso al campamento base ya totalmente recuperado, un poco triste de no haber llegado a la cumbre pero contento de poder bajar totalmente sano. A las 10.30 estábamos ya tomando el bus que nos llevaría de vuelta a la ciudad. Ultimas fotos despidiéndome del Huayna Potosí pero prometiendo volver pronto. Y de regreso en la ciudad a las 13.30 para reencontrarme con Gustavo que afortunadamente ya estaba perfecto y de ahí a buscar un poco de comida chatarra y una cerveza PACEÑA que nos habíamos prohibido hasta el regreso de la montaña. Y por supuesto era Sábado así que salimos a hacer nuestro merecido tercer tiempo en la noche Paceña.
El día siguiente fue nuestro día de relajo, salir a caminar por la ciudad un poco ya totalmente distendidos y deliberar de cuando volver a Salta.
Lunes 08/08 emprendimos el regreso al mediodía hacia Villazon y llegamos al siguiente día muy temprano en la mañana con temperaturas bajo cero y con un corte de ruta que nos obligo a caminar así 4 kilómetros para llegar al puente fronterizo y volver a la Argentina. Llegamos a Salta el martes 09 a las 20.00 muy contentos por el viaje que hicimos y con muchas ganas de comer carne argentina, que la extrañamos un montón en Bolivia. Como anécdota del Ultimo día, no solamente tuvimos un corte de ruta en Villazon, sino también el La Quiaca donde tuvimos que esperar una hora hasta que abrieran la ruta, y en Perico que afortunadamente el colectivo lo evadió, tomando una ruta alternativa, así que al final tuvimos tres cortes de ruta en un solo día y se podrán imaginar nuestra desesperación de volver a la ciudad jajaja.
Quiero terminar contándoles que para mi esta salida fue muy especial y muy emotiva. Vengo de recuperarme de una lesión muy pero muy fuerte en la espalda que me obligo a renunciar a mi trabajo y buscar otro para no tener que estar todo el día sentado manejando un vehiculo, incluso podía haber hecho de que abandone en su momento el montañismo, debido a que podía empeorar si seguía con esta actividad, lo cual a mi me bajoneo muchísimo. Durante mi vida practique muchos deportes, incluso en su momento llegue a jugar en el seleccionado juvenil de basquet pero nunca me sentía muy a gusto con lo que hacia, hasta que un día conocí esta hermosa actividad que me dio la posibilidad de conocer a mucha gente que ahora los considero mis amigos, y salir con ellos a disfrutar una montaña y no a hacer algo en forma competitiva. Cuando los doctores me dijeron que a lo mejor yo no iba a volver a hacer esto nunca mas, la verdad fue muy duro para mí porque por fin había encontrado algo q me gustaba realmente y no lo iba a volver a hacer. Pero seguí peleándola, tampoco quise alejarme de mis amigos ni del club. Hice de todo tipo de tratamiento para ver si había alguna posibilidad de recuperarme, hasta que una me resulto y fui mejorando. Dos semanas antes de viajar el medico me había autorizado a volver a hacer actividades fuertes y de mayor impacto, quizás irme a Bolivia era un poco acelerado y tenia que retomar todo paso a paso. Pero estuve entrenando de otras formas así que me tenía confianza, y también sabía que si se me complicaba, no me iba a arriesgar allá. Así que me fui. Por suerte volví entero y según los doctores estoy muy bien como para seguir. Así que haber podido llegar hasta 5600 mts y luego de todo lo que me había pasado para mi el objetivo ya estaba cumplido, la verdad me emocione mucho y estaba muy contento de haber vuelto a la montaña y eso le pueden preguntar a Gustavo que me veía feliz en medio de todo ese esplendor y ahora si voy  volver a salir otra vez con todos mis amigos del CAM y con los nuevos que llegue a conocer haciendo esto tan lindo que llamamos montañismo.

Armando Avendaño.-

Fotos click en la siguiente dirección:

1 comentario:

Marcelo dijo...

el relato parece extenso pero esta muy bien resumido, y se ve que disfrutaron mucho el viaje, les quedan las fotos y una experiencia invalorable.
Me gustó como terminaste la narración.
Los felicito muchachos!
Abrazo