Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





domingo, 23 de octubre de 2011

El Curso de los Niños

Cuando yo sea grande voy a subir el Aconcagua y el Everest, me dice Augusto. Máximo prefiere el Llullillaco y persigue a sus hermanos atormentándolos con la historia de los niños momias que reitera con asombro emocionado. La madre los mira resignada y sufre anticipadamente por estos hijos que ya sabe partiran a jugar de aventureros en los cerros.

Mis hijos crecieron a la sombra de la montaña; lo hicieron viendo a su padre armar mochilas para salir, y luego regresando para traerles una piedra de tal o cual cumbre, de esa travesía maravillosa, un hueso seco y ruído que ellos luego llevaban a la escuela diciendo como si tal cosa que era de dinosaurio y que su papá se los había traído del cerro.

Un día la Colo propuso organizar desde el Club un curso de iniciación al montañismo para niños; vaya si fue una buena idea !!!
Valentina realizó incanzablemente el Curso, que ahora se dicta anualmente y sin interrupciones como parte de las actividades del Club. Inicialmente era para chicos de 8 a 12 años, y creo que mientras tuvo esas edades lo hizo todos los años. Hasta participó de un programa que viniera a grabar una importante productora, escalando junto a sus compañeros de entonces la pared de roca de la Reserva de Campo Alegre, unos 20 metros de escalada.
Francisca aún pequeña, me recibe a mis regresos con dibujos de montañas. Todos reproducen hermosos cóndores en sus creaciones.

Este año comenzaron con el Cursito justamente los dos varones; desde pequeños participaron en los asados y reuniones con montañistas amigos, que para ellos son familiares en sus nombres y cotidianos en el trato. Tanto los de mi provincia como los amigos que vienen de otra.
Recuerdo que al regreso del Aconcagua les traje unas remeras alegoricas donde había tres montañistas, para ellos naturalmente eran el Turi, Mariano y su Papá. La Colo y Panter son para ellos parte de su familia, y ahora se agregó el Profe Gringo (a quien ven correr todas las mañanas en la ciclovía cuando van a la escuela; ¿Papá, para que corre tanto el Gringo?), Ivan (el doctor del Tata...) y cuantos compañeros/as más del Club, tanto de los grandes que colaboran como de los nuevos amigos que hacen y que ellos mencionan con tanta naturalidad ya incorporados como actores de sus vidas.

¿Serán Montañistas?, no lo se, en alguna medida, la suya aún pequeña, ya lo son. Y cuando sos montañista aunque luego nunca más le pongas una pata al cerro...lo sos para siempre. Cuando la piedra, el frio y el viento de la montaña un día te entra por la vista, por el pecho, en el olfato y en el tacto aspero de ella, te penetra el alma para siempre; reitero, aunque nunca más le pongas la pata al cerro.

Un Amigo montañista mendocino a quien esta semana mostré las fotos del Curso para niños, me decía, "formidable esto que hace el Club de Uds., no hay muchos en el País que lo hagan tan completo, con primeros auxilios y los niños entrenándose en ello; ...otra que la escuela para aprender". Aveces hace falta que te lo diga otro para darte cuenta de algunas cosas.

Esto de las montañas es puro sentimiento y sensaciones, y a igual que los grandes amores, no se olvidan. Aunque ya no las ames, son amores. O tal vez amas en alguna medida para siempre; como sea, ¡ ahí están !.
Y cada sensación percibida en el magnífico esenario con que la naturaleza enmarca las montañas, es el inicio de un aprendizaje. El incipiente entrelazar de la intelectualidad afectiva y sentimental; nace un conocimiento que no solo se registra en la razón sino también en el corazón. Y así como el acero al rojo vivo se templa con el frio del agua, ocurre lo mismo con el espíritu sometido a las contingencias y circunstancias de la montaña.

¿Como no querer que tu hijo, mi hijo, sean Montañista?, ¡¿ Como No Mandarlos al Curso del Club?!!!!!

Carlo Clerici

No hay comentarios. :