Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





martes, 2 de octubre de 2012

Cerro Malcante 5140 – en un día

Que buena Salida!!!! Así se podría resumir.
Jueves estaba en mi trabajo y leo en el facebook que Orlando “el chino” Valdez de Cordoba decía las ganas de sentir hipoxia. Obviamente en un principio no entendí. Ahí me explico que era la sensación de sentir poco oxigeno en las alturas. Y me dije “quiero lo mismo”. Para colmo la semana anterior no la pude armar así me me moría de ganas y recordé que Walter Escoteguy me había invitado unas semanas anteriores al Navaja o al Cumbre blanca y que al final a él tampoco se le pudo concretar, así que lo llame y le digo si se animaba a salir a hacer una alta montaña en dos días el finde, mas precisamente el Malcante pero me dijo que dos días era muy complicado por su trabajo. Así que nos dijimos “y si lo hacemos en 1 día?” encontré en internet algunos relatos de gente que lo habían podido hacer en un día. Sabiendo también los riesgos de realizar semejante cambio, nos decidimos hacerlo con todos los recaudos posibles y si algo salía mal, no íbamos a dudar en bajar. Así que ya decididos, preparamos todo.
Sábado 29/09 paso a las 3.00 am a buscar a Walter por el Hotel, ambos muertisimos de sueño porque solo habíamos dormido cada uno 2 horas, no se Walter pero yo me desperté a las 2 am y para mi esa es la hora que normalmente me duermo jejeje. Y partimos nomas rumbo al cerro algunos mates y magdalenas como para ir desayunando el camino totalmente oscuro pero con una luna increíble que marcaba la silueta de todos los cerros por la quebrada de Escoipe especialmente el Torreón que se lo veía genial y llegamos por fin a las 6.45 a la base del cerro a 4000 mts. Preparamos los abrigos y largamos nomas. Ya sin la luna y con las primeras luces del día.
El camino es bastante tranquilo en un principio hasta que empezamos a tomar los senderos, que son muchísimos y algunos son muy buenos ya que hacen al ascenso bastante liviano y tranquilo, pero otros a simple vista, parecen serlo y en realidad se complican bastante porque empiezan siendo livianos pero después de algunos pasos, ya te llevan a un sallar y lo hace mas vertical, así que va desgastando las piernas muy rápido.
Así que fuimos subiendo, a mitad de cerro nos separamos a propósito, Walter por un sendero y yo buscando variantes, pero siempre confiados de la experiencia de cada uno y de que seguíamos subiendo y que veníamos bien, además una ventaja de este cerro, es el hecho de tener señal de celular casi en todo el camino. Y eso nos permitió saber de que veníamos bien y que no estábamos distanciados e incluso de que ya nos íbamos a volver a ver. En un punto en común.
La verdad nos toco un día genial con una temperatura ideal para subir, un sol a pleno y algunos vientos pero no tan fuertes ya cerca de la cumbre.
Volvimos a encontrarnos ya casi cerca del filo cumbrero, y las palabras de Walter decía que faltaba poco aunque no era para creer, y efectivamente fue así, porque cuando llegamos al filo cumbrero, las antenas estaban súper lejos, pero eso ya no nos impedía seguir porque nuestro objetivo ya estaba a la vista y que nuestra idea loca de hacer una alta montaña en un día, lo íbamos a lograr, la “hipoxia” se sentía cada vez mas pero ya no nos iba a parar. Seguimos caminando, ya con un viento un poco más fuerte que congelaban las orejas. Y ya unos 10 metros antes de pisar la cumbre un gran abrazo nos unió y abrazados pisamos la cumbre. 5140 metros a las 13.45 hs otro fuerte abrazo para felicitarnos, algunas fotos en la apacheta y de ahí nos fuimos hasta un pequeño edificio que hay en la cumbre y que nos sirvió para resguardarnos del viento y descansar un poco.
 
El paisaje increíble, y una vista única que se tiene del parque Nacional los Cardones, valles Calchaquíes los nevados de Cachi, Palermo, Acay, San Miguel de la Poma, Chañi, Paño, Castilla por un lado y el valle de Lerma, del otro. Empezamos a bajar por un sallar que era más directo, pero que igual se hizo largo. Y finalmente pasadas las 5 ya estábamos en el auto, un poco cansados, pero con la alegría de haber podido sacarnos las ganas de altura. Nos subimos al auto y de vuelta a casa, como si nada paso. Jeje.
Llegamos a Salta a las 21.00 y lo gracioso fue cruzarnos al otro día a las 7.30 de la mañana rumbo al trabajo los dos como si nada
Realmente un placer haber podido compartir esta salida con Walter, siempre con la mejor buena onda los dos, fue la primera vez que organizamos algo los dos juntos y para colmo una alta montaña, y esperemos que no sea la última.

Armando Avendaño.-

1 comentario :

marcelo dijo...

lindo relato y lindas fotos!