Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





miércoles, 29 de mayo de 2013

Relato y Fotos Acay Chico

CONOCIENDO EL ACAY CHICO (5350msnm).

 El día jueves 23 de Mayo, partimos Osvaldo Alvarez y quién escribe, hacia Las Cuevas, con las intenciones de ascender el Acay Chico y conocer esa zona que brinda muchas posibilidades para subir distintos cerros. Hace meses que teníamos ganas de ir, pero por distintas cuestiones no podíamos, e incluso llegamos a suspenderlo una vez ya con las mochilas armadas.
Finalmente nos decidimos a ir, y llegamos al rancho de Doña Reina y Don Pedro Rioja, donde gentilmente nos permitieron descansar en una habitación en donde tiramos las bolsas de dormir. Nos hidratamos, jugamos a las cartas, nos reímos bastante como quien aclimatamos y nos fuimos a descansar. Una hermosa noche de luna llena, pero bastante fría, y un descanso que costó bastante porque casi no pegamos el ojo en toda la noche.
Al día siguiente esperamos hasta que nos alcancen los primeros rayos de sol, para acomodar todo y empezar a caminar. Alrededor de las 9am iniciamos el ascenso, y mi compañero decidió resbalarse en el río debido a las bajas temperaturas jua. Por lo que demoramos algunos minutos para cambiarse de medias y secarse un poco. Luego continuamos ascendiendo, pasamos por un rancho donde es un lindo lugar para acampar, y luego Pochito encontró un morterito, al cual fotografiamos. En el camino también pudimos ver gran cantidad de petroglifos, que la verdad que ni sabíamos que existían porque no habíamos escuchado que nos comentaran nada, por lo que una más que agradable sorpresa. Obviamente, después íbamos mirando cada piedrita buscando más, por lo que la marcha de a ratos se hacía más lenta.
Luego almorzamos una picadita antes de emprender la parte más dura, ya que la pendiente se hacía mayor, pero sin dudas la parte más linda y con mejor vista. Continuamos una hora más, ya arriba de los 4600msnm, cuando Osvaldito empezó a tener algunos problemas con la altura. Caminamos un poco más, porque ya se empezaba a ver la zona por donde teníamos que acampar, pero al empeorarse un poco los síntomas decidimos quedarnos ahí. Caminar 20min más, y acampar, seguramente iba a significar que Pocho pase una muy mala noche, y no tenía ningún sentido. Aparte habíamos acordado que al ser dos, no íbamos a arriesgar más de la cuenta. Descansamos unos minutos y empezamos a descender para perder altura rápidamente, y porque el viento frío ya se hacía presente. Se hizo largo y cansador el descenso, hasta que finalmente nos encontramos en la ruta y en el rancho nuevamente. Tuvimos la suerte que ya anocheciendo una camioneta que bajaba del Salar, nos traiga hasta Salta, sino el plan B era dormir nuevamente en el rancho, pero preferíamos perder altura.
Primera vez que comparto una salida de alta montaña con Pochito, y la verdad que la pasamos espectacular, con un ambiente de gran compañerismo, creo que cualquiera que haya compartido una salida con él, va a entender de que hablo. La comunicación también fue excelente, por lo que en todo momento íbamos evaluando como veníamos, hasta tomar la decisión de bajar.
Prometimos volver en otra oportunidad, y volvimos a casa con una sonrisa enorme por la experiencia vivida. Morteros, petroglifos, compañerismo y muchas risas adornaron esta salida, que a pesar de no alcanzar el objetivo, superó enormemente nuestras expectativas.

José Muñoz Granados.-



No hay comentarios. :