09/07 - Cerro Negro: Bautismo de Alta Montaña – Curso2016 / 25° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





jueves, 30 de mayo de 2013

Tarde pero llegó! El relato de la salida al Chivilme!!! ;-)



Chivilme: el ANTES y el DESPUÉS (de tiiiii queeé?)
Lugar de Encuentro: Escuela Normal 6.30 hs!
Fuimos llegando muy muy de a poco, la gran mayoría eran personas del Club, el curso tuvo una alta dosis de ausentismo… fiaca tal vez???????
Partimos camino a Chicoana alrededor de las 6.50, llegamos a destino a estacionar los autos (8.16), después de abonar $2 por pera a la Sra. dueña de casa para que cuide los vehículos, caminamos aproximadamente 2 kilómetros hasta la base del nuevo desafío. Este primer trecho bastante fácil, cruzamos dos arroyitos hasta que llegamos a la base. Para las personas que no fueron, era una especie de mini camping con mesas y bancos de cemento y parrillas.(8.56). Éramos 27?
Nuestro guía: Armando, el último pasajero: Turi y entre medio: toda l@s amig@s de club, que se prendieron en la salida, obviamente estaban nuestr@s infaltables Paola y Pochito! GRACIAS! (Gringo, no nos abandones, prometemos no interrumpir!)
A pocos metros, después de comenzar la caminata, cruzamos un río, a la derecha había peñón y la Virgen de la Peña (algunos nos enteramos después de su nombre), donde podíamos observar velas, flores artificiales y una escalera de madera que permitía acercarse a la imagen de esta virgen. Seguimos caminando, nos topamos con un olor a podrido espantoso, proveniente de un caballo muerto y guillotinado en el sendero. Lamentablemente estábamos obligad@s a pasar por allí. Hasta entonces, veníamos espectacular con la resistencia y el estado físico, claro, ese trayecto sólo representaba el 5 % del  total!
El paisaje era maravilloso, a medida que subíamos, podíamos ver cada vez con mayor amplitud el Dique Cabra Corral y los peñones de su alrededor, realmente hermoso. Por momentos me sentía como en “El Señor de los Anillos”, éramos un punto en el paisaje y también podíamos apreciar todo el trayecto recorrido y el por recorrer… donde no se divisaba una cima ni por casualidad y cuando se veía algo que podría llegar a serlo, era sólo otro principio, otra “lomada engañosa”.
Debo confesar que todavía no logro equilibrar el enfoque de mi mirada para no perder de vista el paisaje, a veces me la pasé viéndole las zapatillas y la retaguardia a mi compañer@ de adelante y no levanté la vista para nada, otras veces me detenía un poco para observar, pero no siempre fue posible parar ya que había senderos estrechos, y otras porque no quería detener mi marcha y atrasar el grupo.
Nuestro veloz guía subía corriendo y bajaba como si nada! Y la mayoría de las personas del curso estábamos muertas! Creo que el Chivilme nos marcó a tod@s y nos hizo sentir en carne propia, que no son en vano NINGUNA DE LAS RECOMENDACIONES que nos dan para seguir con esta actividad: ENTRENAMIENTO!!!!!!!!!!!!!!!!!! AGUA! CARAMELOS! GORRA! LENTES DE SOL! PROTECTOR! Y sobre todo COMPAÑERISMO!
El día comenzó muy frío, luego con muchísimo calor, luego viento, y así sucesivamente. Vari@s nos sacábamos y poníamos ropa cada 2 x 3.
ANTES nos preguntábamos durante el curso: Vos o algún@ de ustedes está/n entrenando? AHORA: El Sábado a las 16 nos juntamos y subimos el cerro San Bernardo.
ANTES ni dudábamos en continuar con esta experiencia, AHORA a algun@s se nos sembró la duda.
ANTES hablábamos y hablábamos y hablábamos durante casi toda la subida, AHORA, el diálogo se remitía simplemente a: “Estás bien?”
ANTES éramos mayoría l@s del curso, AHORA brillábamos por la ausencia y también por el sudor!
Llegamos a la cima, previa joda de Armando y Turi, “nos confundimos de camino, la cima es aquella del frente, tenemos que retroceder”; Carolina saltó con: “No importa, le sacamos fotos de acá y listo”. Momento crítico…12.30 aprox. No faltaron ni el abrazo de felicitaciones y los aplausos a medida que íbamos llegando. Mi primer abrazo con Sonia, con quien me encantaría seguir compartiendo esta experiencia y quien me va a empezar a entrenar seriamente.
La cima era muy pequeña, nos acomodábamos como pudimos para degustar nuestro almuerzo y recobrar fuerzas, el sol pegaba muy fuerte y no había una sola gota de sombra. Comenzamos a descender rápidamente para poder hacer el descanso en un lugar fresco y más amplio.
Llegamos al bendito descanso y morimos. Ni una sola palabra las personas del curso, ni siquiera para responder gastadas ni nada. Recobramos fuerzas  y  a continuar el descenso.
Llegamos a la base (17 aprox), donde l@s amigo@s del club se retiraron y quedamos los del curso, para aprender a hacer la camilla de rescate. Nuestras voluntarias lesionadas fueron Carolina y Karina (las más flacas y livianas). Creo que estas instancias deben tomarse seriamente si pensamos continuar con esta actividad y APRENDER Y PRACTICAR realmente a realizar estas cosas. No podemos darnos el lujo de no saberlas. En cada salida contamos con nosotr@s mism@s y nuestr@s compañer@s no podemos permitirnos ser un cero a la izquierda cuando de asistir y ayudar se trate. Mate mediante y galletas por doquier acompañaron esta actividad.
Había sólo dos vehículos que habían estacionado allí, donde nos repartimos como pudimos para llegar a donde se encontraban la mayoría de los autos. Algun@s en la caja de la camioneta de Jorge  (muy divertido), otros en la 4x4 de Turi.
18 aprox, comenzamos el retorno, muert@s de cansancio, idiotas, fastidiados, aturdid@s, con dolor de cabeza y males similares, dando lástima, pero ALLÍ, PRESENTES.
Me hace muy feliz ser parte del curso y haber conocido gente muy muy muy linda con la cual compartir esta nueva experiencia. Todo es un aprendizaje y eso es maravilloso.
Nos vemos en la próxima, NO FALTEN!

Marianela Sarzur.-

No hay comentarios. :