Cumbre Cerro Gólgota – 14/05/2017 – Curso Iniciación al Montañismo – 26° edición.





Boletín Digital del CLUB AMIGOS DE LA MONTAÑA, Salta, República argentina.
1956-2016, 60 años de historias de montañas y desafíos bajo el mismo lema:


"Lo Mejor para el Compañero"

Dirección de Email: noticam@gmail.com





sábado, 23 de abril de 2016

Relato Salida San Lorenzo

1° Ascenso – Curso de Adultos de “Iniciación al Montañismo” – Edición 2016 – Cerro San Lorenzo

Foto by: Ceci Soria

CERRO SAN LORENZO CON EL CURSO 
Luego de años de expectativas, estoy aquí el día de ascenso a la cumbre, una mezcla de ansiedad y emoción me llevan a estar exultante a cada mirada y la sonrisa se apodera de cada compañero que aparece, parece que no soy la única que está por experimentar este desafío…distinto a todo.
Al comenzar a subir junto a mi compañera Syl empezamos a deslumbrarnos por el paisaje y con cada paso es inevitable pensar en el cerro, que no sabemos si podremos ascender ni con qué nos vamos a encontrar.
Un paso a la vez, vamos viendo que esto no es tan fácil como se cree…hay vegetación, piedras, barro y ríos, toda una nueva experiencia, por las dudas le pido al cerro poder llegar. A poco de comenzar hacemos un alto para escuchar a Armando que nos da las indicaciones y para renovar oxígeno, ya comienzo a entender que se trata de algo más que caminar, pues todos los pensamientos que puedo ir teniendo se van yendo quedando solo la conexión con la naturaleza y la respiración que cada vez se hace más sonora…”debo seguir” es en lo que me concentro; a medida que avanzamos empiezo a sentir cada parte de mis piernas y al mismo tiempo una voz que me dice “una vueltita más”, es J a quién veo en lo alto como si nada y aunque pienso “no podes…”por otra parte sé que no puedo abandonar, no es justo! estoy ahí en medio de tanta belleza y el cansancio, es solo una cuestión de actitud, quiero creer.
Seguimos caminando entre piedras que cada vez las veo más gigantes y se me acerca Javi, por suerte empieza a hablarme “¿cómo te enteraste del curso?”, una simple pregunta hace que olvide por un momento la fatiga, por un segundo siento que ya llegamos, pero no….aún.
Estamos en un lugar abierto, verde y con animales, esto reconforta, a esta altura ya me siento feliz de haber empezado, entre risas y charlas veo hacia todos lados y somos muchos! Todos iguales en ese momento, expectantes y contentos. Luego de un poco de agua y un par de fotos seguimos…pero para mi asombro, al levantar la vista una nube parece que nos acercara al cielo, todo blanco y en silencio, empezamos a andar.
“Esperen! Conteo de nuevo” fila india y a gritar los números, en un momento aparece El Gringo diciendo “a partir de aquí nadie habla”…se me congeló el pensamiento “qué veremos? Qué pasará más adelante?”, comenzamos entonces.
Cuando empezamos ese tramo, no sabía si alegrarme o deprimirme, “esto era un desafío!” mientras cada vez el camino se vuelve más empinado la llovizna se siente y los pies se hunden en el barro, miro mis manos con las uñas pintadas y sin dudar para poder trepar empiezo a apoyarme en las rocas estrechas y los árboles que encontramos en la subida, no quiero parar pero siento que mis piernas cada vez son más chicas, el bastón me ayuda pero esto no se termina más…en eso otra vez J nos dice “cinco minutos más y llegamos al Abra”, gracias a Dios, para esas alturas, sus mentiritas blancas funcionan, pues sin pensarlo Sil Q. Syl, Maru y yo seguimos subiendo.
En un momento entre las nubes nos dicen que podemos parar, comer algo y hacer la “parada técnica”, Anni se convierte en lo mejor que nos pasó a nosotras las mujeres, nos acompañó a todas y con una dulzura que casi nos olvidamos que aún nos falta un poco más.
En unos segundos y sin esperarlo se abre el cielo y un paisaje incomparable se nos aparece, sacado de una película, es sublime, majestuoso y desafiante. A los pocos minutos nos vamos, ya con hambre partimos al último tramo, es menos difícil pienso…en eso aparecen las espinas, el silencio queda atrás y con muchas ganas de llegar sorteamos cada rama, ayudándonos entre unos y otros de pronto aparece “El Negro, Firulais” un perro y anfitrión de lujo que nos acompaña y salta a cada uno con pura ternura.
Unas vueltas y unas ramas, LLEGAMOS!!!!!! En el momento todos empezamos a mirar hacia todos lados y de pronto comenzaron los abrazos y los saludos, hicimos nuestra primer cumbre en San Lorenzo, la emoción es grandiosa dejamos atrás todo malestar, por un momento solo miramos a nuestro alrededor cada uno en su instante personal y profundo, reconociendo esa voz interior…que nos dice hasta donde pudimos llegar, pero el hambre apremia, una vez ubicados, empezamos a comer y la sensación que aparece es de una excursión de colegio, luego firmamos el testimonio y a sacarnos fotos, aparece la bandera de Ricky y hasta El Negro Firulais se suma a la toma. Lo hemos logrado, empieza la aventura….
Contentos y satisfechos, regresamos…la bajada se hace más fácil pero peligrosa, gracias a Marco, esta vez en vez de preocuparnos por el cansancio disfrutamos de todo lo que no vimos en la subida mientras nos ayudamos en las zonas resbaladizas, incluso llegamos a otro mirador y con atención oímos otra vez a El Gringo, estamos felices y se nota.
Volvemos a parar en la lagunilla y un grupo embanderado aparece entonando una canción, esto es fabuloso!
En el último tramo entre charlas y sonrisas cómplices aparece Pao que nos observa y nos aconseja para bajar sin problemas, ya casi en el final de la excursión solo pienso que si bien hay mucho esfuerzo físico, hay un tanto importante en la cabeza, en adaptarse, en pensar que se puede soñar en grande y lograrlo en grande con la alegría de llegar todos juntos.
Unas empanadas ricas nos esperan en la Quebrada pero me debo ir, con la alegría de saber que soy una más de ese grupo que con fatiga, cansancio y un poco sucios pudimos concretar nuestra primera cumbre.

CECI SORIA.-

No hay comentarios. :